López Miras tacha de «aberración» el análisis de Morán de la cuenca del Segura

Fernando López Miras. /Nacho García/ AGM
Fernando López Miras. / Nacho García/ AGM

El Sindicato Central de Regantes denuncia que la dialéctica del secretario de Estado de Medio Ambiente «pone en duda» el Trasvase

AGENCIAS

murcia. El presidente del Gobierno regional, Fernando López Miras, cargó ayer con dureza contra el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán. «Decir que la cuenca del Segura no es deficitaria, y que tiene que ser autosuficiente, es una aberración y un disparate», criticó el jefe del Ejecutivo autonómico sobre las manifestaciones realizadas por el alto cargo del Gobierno central en una entrevista publicada por 'La Verdad'.

Morán afirmó que la cuenca del Segura no es deficitaria, aunque admitió que no tiene recursos suficientes. También advirtió de la necesidad de que las cuencas sean autosuficientes porque «llegará un momento en el que no se pueda trasvasar». Tales declaraciones no pasaron desapercibidas en el palacio de San Esteban. El presidente murciano, Fernando López Miras, reflexionó que las palabras del secretario de Estado pueden responder «tan solo a una profunda ignorancia o a una estrategia político-sectaria para condenar y castigar a un millón y medio de murcianos».

López Miras consideró que «es difícil hacer propuestas más perjudiciales para la Región de Murcia en una sola entrevista». También llegó a afirmar que el Gobierno de Pedro Sánchez «quiere cerrar el Trasvase Tajo-Segura». Las reacciones en tono crítico también se produjeron en el seno del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), al tachar de «amenaza clara» las manifestaciones de Hugo Morán a este diario.

El Scrats calificó de «temeridad» afirmar que el problema del déficit hídrico está en la demanda. Asimismo, denunciaron que la dialéctica del secretario de Estado «pone en duda el futuro del Trasvase Tajo-Segura a medio o largo plazo, afectando inequívoca y negativamente a las estructuras agrarias empresariales, a pequeños, medianos y grandes agricultores de estas regiones».

Los regantes recordaron que todos los grupos políticos de Murcia y Valencia firmaron manifiestos y aprobaron pactos regionales y provinciales «sobre la base indiscutible y futura de la 'intocabilidad' del Trasvase'». Por ello, indicaron que «esperamos impacientes las declaraciones de todos y cada uno de los firmantes de esos acuerdos que, dicho sea de paso, concurrieron codo con codo, junto a regantes y el resto de organizaciones del Círculo por el Agua, en la serie de manifestaciones que se celebraron los pasados meses».

Las criticas prosiguieron desde la sede autonómica del PP. La portavoz del Partido Popular de la Región, Nuria Fuentes, definió como un «atraco» las declaraciones de Morán negando el déficit estructural de la cuenca del Segura. «Ante esto, debe dimitir». Por su parte, el secretario popular de Agua, Jesús Cano, recordó que los informes realizados por técnicos y expertos sitúan el déficit en 450 hectómetros cúbicos. Tal cifra fue trasladada ayer por el propio consejero de Agua, Miguel Ángel del Amor, en la reunión que mantuvo con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán.

«Es una irresponsabilidad lanzar afirmaciones que cuestionen esta cifra», dijo el consejero. «El cierre del Trasvase que planea el Gobierno central condena a la Región de Murcia a vivir en una sequía eterna sin el agua que se necesita tanto para abastecimiento humano como para el regadío y la ganadería». El consejero reclamó al secretario de Estado que venga a la Región junto con la ministra a conocer la verdadera realidad de la cuenca.

Tensión en Castilla-La Mancha

La tensión también se ha recrudecido en la vecina comunidad castellanomanchega, a raíz de que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicase el jueves el desembalse de 20 hectómetros cúbicos, autorizado por el Gobierno de Sánchez. «En realidad se transfiere la misma cantidad de agua y con la misma periodicidad que se ha producido con el anterior Gobierno del PP», lamentó el coordinador general de Izquierda Unida en Castilla-La Mancha, Juan Ramón Crespo.

Por ello denunció que el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, «viene a ser un mindundi en su propio partido». Y realizó un llamamiento a la sociedad civil para defender el Tajo.

Ciudadanos ve «hipocresía» en Hugo Morán

Las declaraciones realizadas por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en una entrevista a 'La Verdad', también generaron reacciones en la bancada de la oposición en el Parlamento autonómico. El portavoz regional de Ciudadanos, Miguel Sánchez, dijo que las manifestaciones de Morán «están en consonancia con las que realizó la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien hace dos meses mostró públicamente su oposición a los trasvases». Sánchez insistió en que «no cabe duda de que el PSOE se confirma como el enemigo número uno del Trasvase Tajo-Segura y, por ende, de los regantes murcianos». El portavoz de la formación naranja denunció la «hipocresía» de Morán al «negarse a reconocer que la cuenca del Segura es deficitaria». Desde Ciudadanos solicitaron al delegado del Gobierno, el socialista Diego Conesa, que aclare «si está con los murcianos o con aquellos que quieren poner fecha de caducidad al Trasvase y condenar a un sector de nuestra economía a la ruina». A juicio de la formación naranja, Conesa «tiene la obligación» de hablar con el presidente del Gobierno central «y hacerle comprender la gran importancia que tiene el Acueducto para la Región». El portavoz de Cs, Miguel Sánchez, zanjó que «en su nefasta política en materia de agricultura y agua, al PSOE ya ni siquiera le importa negar la evidencia y ningunear a los murcianos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos