López Miras reforzará la dirección del PP en una convención en octubre

Miralles, López Miras y Luengo, durante la Junta Directiva del PP del pasado miércoles. /A. Durán / AGM
Miralles, López Miras y Luengo, durante la Junta Directiva del PP del pasado miércoles. / A. Durán / AGM

El presidente pretende iniciar el curso político con un cónclave en el que se renovarán las estrategias y habrá incorporaciones

David Gómez
DAVID GÓMEZ

Una vez conseguido el objetivo de conservar el Ejecutivo regional, pese a la derrota en los comicios del 26-M, llega ahora el momento de dar un impulso al PP, introduciendo nuevas caras y estrategias con la finalidad de, poco a poco, convertirlo otra vez en la máquina de ganar elecciones que fue en la Región durante las últimas dos décadas. Para ello, los populares iniciarán el curso político con una gran convención en el mes de octubre, en la que habrá incorporaciones a la dirección regional y se fijará el rumbo a seguir en esta etapa en la que ya no se gobierna en solitario, sino en coalición junto a Ciudadanos.

Ese fue el anuncio que el flamante presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, realizó ante la Junta Directiva Autonómica durante la reunión celebrada el miércoles en la sede de la calle González Adalid, que tuvo lugar justo una hora después de que el jefe del Ejecutivo regional desvelara oficialmente el nombre de los consejeros.

Uno de los cambios se producirá con seguridad en la portavocía del partido, pues Nuria Fuentes, que ejercía estas funciones desde el último congreso, comunicó hace unas semanas su renuncia a este cargo, así como su decisión de no continuar como directora general. Ya en la Junta Directiva del miércoles se encargó de atender a los medios de comunicación el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, que está llamado a ser uno de los hombres emergentes en la nueva era del PP.

Uno de los cambios se producirá en la portavocía, tras la renuncia por voluntad propia de Nuria Fuentes

Luengo no solo revalidó la alcaldía con mayoría absoluta en su municipio, sino que ha manejado la batuta en las negociaciones con Ciudadanos y Vox que han permitido al PP mantener la Comunidad otra legislatura más, y van siete. Al igual que el prestigio de Teodoro García crece tras cerrar el acuerdo en Madrid, el regidor marmenorense es ahora una de las personas más queridas en el seno de la organización tras conseguir, no sin sufrimiento, mediar para que dos partidos que no se querían ni ver, como los de Rivera y Abascal, acabaran sellando la paz.

Otro valor en alza es Joaquín Segado, recién estrenado portavoz en la Asamblea Regional y presidente de la formación en Cartagena. Jugará un papel importante para la gobernabilidad de la Región, pues es el que estará más cerca de los diputados de Vox, necesarios para sacar adelante cada año los Presupuestos regionales y el resto de leyes que se impulsen desde el Ejecutivo. Contará con la ayuda del hombre fuerte del Gobierno, Javier Celdrán, que tiene entre sus atribuciones las relaciones con la Cámara.

José Miguel Luengo ha ganado prestigio en el partido debido a su papel en las negociaciones para la formación del Gobierno

Las modificaciones en la estructura popular no afectarán a los puestos más altos. No peligra el cargo del secretario general, Miguel Ángel Miralles, que durante estos años ha mantenido una actuación discreta y una lealtad absoluta al presidente Fernando López Miras. Ahora que ya no tiene funciones en el Gobierno, tras su designación como vicepresidente de la Asamblea, dispondrá de más tiempo para dedicarse a las funciones orgánicas. Otra cosa es el papel de Adela Martínez-Cachá, responsable de Organización. En el partido están seguros de que el presidente no prescindirá totalmente de ella, aunque ya hay pocos puestos por repartir en la Administración a excepción de la Autoridad Portuaria de Cartagena. Tras la lógica decepción inicial por no continuar como consejera en el Ejecutivo, Adela Martínez-Cachá está mostrando una actitud elegante, volcándose incluso con su sustituta al frente de la Consejería de Educación, María Esperanza Moreno.

La repetición de las elecciones generales, que supondrían una prueba de fuego para el Ejecutivo de PP y Cs, marcaría la cita

En la convención se quiere contar, si la agenda se lo permite, con Pablo Casado, además de con Teodoro García, cuya presencia se da por descontada. El problema que puede encontrar la cita política de octubre está en la posible repetición electoral en España si Pedro Sánchez no reúne antes del 23 de septiembre los apoyos para ser investido.

Además, de celebrarse los comicios serían una primera prueba de fuego para el Gobierno bicolor de PP y Cs, que se verían en una nueva refriega electoral con apenas un trimestre de trabajo conjunto.

Más información

Ramón Luis Valcárcel pasa de las críticas a los elogios

Una de las intervenciones en la Junta Directiva que más agradó a Fernando López Miras fue la de su antecesor Ramón Luis Valcárcel, que hizo uso de la palabra para felicitarle en público por la forma en la que habían llevado las negociaciones con Ciudadanos y Vox. Estos elogios del presidente de honor del PP murciano contrastan con su anterior alocución ante el mismo órgano, días después de las autonómicas. Entonces, la mayoría de asistentes entendieron que se había mostrado crítico con Miras por las dos derrotas seguidas del 28-A y el 26-M. López Miras aseguró en la entrevista concedida a 'La Verdad' que Valcárcel es «un hombre con experiencia y sobrada capacidad» y que desaprovechar un activo como él «no se le pasa a nadie por la cabeza».