PP y Cs se conjuran desde el primer minuto para que el Gobierno trabaje «sin fisuras»

López Miras, al frente de los consejeros del Gobierno que ayer tomaron posesión en San Esteban. /Vicente Vicéns / AGM
López Miras, al frente de los consejeros del Gobierno que ayer tomaron posesión en San Esteban. / Vicente Vicéns / AGM

El presidente de la Comunidad invita a los nuevos consejeros a que estén más en la calle que en los despachos

David Gómez
DAVID GÓMEZMurcia

El Gobierno de coalición de Partido Popular y Ciudadanos echó a andar ayer en medio de promesas mutuas de lealtad entre el presidente, Fernando López Miras, y la vicepresidenta, Isabel Franco, que emplazaron a los nuevos consejeros a trabajar como un solo equipo y olvidarse de que pertenecen a formaciones políticas distintas.

La puesta de largo del Ejecutivo regional tuvo lugar en un abarrotado Salón de los Ayuntamientos del palacio de San Esteban, donde los diez nuevos consejeros juraron -Isabel Franco, Javier Celdrán, Esperanza Moreno, José Ramón Díez de Revenga, Manuel Villegas, Miguel Motas y Antonio Luengo- y prometieron -Ana Martínez Vidal, Cristina Sánchez y Beatriz Ballesteros- sus cargos ante López Miras para sentarse luego juntos por primera vez en la mesa del Consejo de Gobierno. Allí tomaron sus primeras decisiones: el nombramiento de los secretarios generales de las respectivas Consejerías. El organigrama se completará durante agosto con la configuración del segundo escalón, de forma que en septiembre se funcione a pleno rendimiento.

El nuevo tiempo político que se vive tras las elecciones del 26 de mayo tuvo su reflejo en el protocolo del acto institucional. Normalmente en las tomas de posesión de consejeros solo habla el presidente. Pero en esta ocasión se concedió también el uso de la palabra a la vicepresidenta y responsable de Mujer, Igualdad, LGBTI, Familias y Política Social, Isabel Franco, que fue candidata de Ciudadanos en los pasados comicios autonómicos. Franco se estrenó con un discurso más político que institucional, en el que reivindicó el trabajo de su partido durante la pasada legislatura, «en la que logramos eliminar el Impuesto de Sucesiones, acabar con los aforamientos, sacar a los imputados de las instituciones e implantar la gratuidad de los libros de texto». «Si esto conseguimos en la oposición, imaginen lo que haremos en el Gobierno», apuntó la vicepresidenta.

«Cuando nos mires a los ojos [a los cuatro consejeros de Ciudadanos] verás lealtad, responsabilidad, diálogo y muchísimas ganas de trabajar», aseguró Isabel Franco a López Miras. Estos consejeros tendrán como objetivo «pintar la Región del color del optimismo y la simpatía». «La regeneración, la transparencia y la lucha contra la corrupción serán nuestro santo y seña», añadió la consejera tras prometer batalla ante el Estado «para que no riegue con millones a los de siempre, a los independentistas». Franco se mostró muy contenta de que el Ejecutivo de coalición de Partido Popular y Cs se haya podido constituir «con todo lo que nos ha costado», en referencia a las duras negociaciones con Vox para sacar adelante la investidura.

«Se acabaron los colores»

Fernando López Miras recogió el testigo de la vicepresidenta y animó a todos los consejeros «a trabajar sin fisuras, apoyándose unos a otros» en esta tarea de gobernar la Región, «el reto más apasionante que tendréis en vuestras vidas». «Desde ahora formamos un solo Gobierno, a todos os miraré de igual forma y en todos vosotros quiero tener a mis más leales colaboradores», reclamó el presidente de la Comunidad, que subrayó que, desde el día de ayer, «se han acabado los colores» políticos.

El Ejecutivo perfilará su organigrama político durante agosto para iniciar septiembre a pleno rendimiento

El jefe del Ejecutivo autonómico instó a sus recién estrenados consejeros «a trabajar en la calle, escuchar a la gente, conociendo sus preocupaciones de primera mano, y a hacer que los despachos sean un lugar más, pero no el único, en el que desarrollar vuestra función».

López Miras recordó la hoja de ruta que pactaron PP y Ciudadanos en el acuerdo programático alcanzado tras las elecciones. Entre las metas que se marcaron están las de «mejorar la calidad del empleo, apoyar a las empresas y los autónomos, bajar los impuestos, garantizar la libertad educativa y sanitaria, reivindicar agua para regar los campos y frenar el avance del desierto, conseguir infraestructuras del siglo XXI, lograr una financiación justa por parte del Estado, recuperar el Mar Menor, apostar por un turismo de calidad y potenciar la cultura».

El presidente alabó la trayectoria de Javier Celdrán y Manuel Villegas, los consejeros que siguen, y elogió el «compromiso contrastado» de Esperanza Moreno, Antonio Luengo y José Ramón Díez de Revenga, que formaban parte del segundo escalón del anterior Ejecutivo. Se mostró convencido de que las 'naranjas' Isabel Franco y Ana Martínez Vidal estarán a la altura y dio la bienvenida «a este mundo desconocido para vosotros que es la política» a los debutantes: Cristina Sánchez, Miguel Motas y Beatriz Ballesteros.

López Miras asegura que tratará igual a todos sus colaboradores y les exige la misma lealtad

Asimismo, dedicó palabras de cariño a los consejeros salientes: Pedro Rivera, Adela Martínez-Cachá, Fernando de la Cierva, Patricio Valverde, Miguel Ángel del Amor y Miriam Guardiola. Todos estaban presentes en el acto. «Guardo una deuda con vosotros», admitió.

Primer choque con Vox

El estreno del nuevo Gobierno se vio empañado por la primera polémica con Vox, partido que será necesario para que el Ejecutivo saque adelante sus leyes y decretos en la Asamblea. A los de Abascal no les ha gustado que las siglas LGTBI figuren en la denominación oficial de la Consejería que dirige Isabel Franco. «Es un mal comienzo que no queremos interpretar como un incumplimiento del pacto de investidura», advierte Vox en un comunicado. «El Ejecutivo regional comienza su andadura priorizando la propaganda a la acción política, incluyendo un guiño a los grupos de presión sectarios que pretenden imponer sus delirios ideológicos a toda la sociedad», añade. La vicepresidenta restó importancia a estas críticas. «Es la opinión de Vox», dijo.

Franco no dejará su escaño y Martínez Vidal se lo piensa

Seis miembros del Ejecutivo son también diputados en la Asamblea Regional. Se trata del presidente Fernando López Miras y de los consejeros Javier Celdrán, Antonio Luengo, Cristina Sánchez, Isabel Franco y Ana Martínez Vidal. Es compatible acumular ambos cargos, e incluso para presidir el Consejo de Gobierno es obligatorio ser parlamentario regional. Pero en el PP es tradición, desde los tiempos de Ramón Luis Valcárcel, que los diputados que entran en el Gobierno abandonen sus escaños, por lo que, 'a priori', Antonio Luengo, Javier Celdrán y Cristina Sánchez deberían dejar paso en la Cámara autónoma, para que sus plazas las ocupen los siguientes de la lista del PP: Isabel María Sánchez, Francisco José Espejo y José Antonio Mata. No obstante, Fernando López Miras no confirmó ayer que se vaya a continuar con la norma no escrita de que los consejeros no sean diputados. En el caso de Ciudadanos, nunca se había producido esta circunstancia, ya que la formación naranja se estrena en el Gobierno. Los estatutos de Cs establecen en su artículo 45 que «ninguna persona podrá desempeñar dos cargos públicos electivos en representación del partido de forma simultánea», aunque «tal incompatibilidad podrá ser dispensada por el Consejo General». Isabel Franco respondió con un escueto «no» a la pregunta que le realizó este diario sobre si iba a dejar su sillón en la Asamblea, donde además es portavoz parlamentaria. En cambio, Ana Martínez Vidal sí dejó la puerta abierta a su marcha del Parlamento, aunque será la dirección nacional de Ciudadanos la que tenga la última palabra. En Andalucía, Juan Marín compatibiliza las funciones de vicepresidente y diputado de Cs.

Más información