López Miras lleva a Bruselas el trasvase Tajo-Segura: «Es esencial para frenar el cambio climático»

Fernando López Miras, durante su intervención en el debate de cooperación descentralizada. /CARM
Fernando López Miras, durante su intervención en el debate de cooperación descentralizada. / CARM

El presidente resalta, en el debate sobre cooperación descentralizada del pleno del Comité de las Regiones, el «ejemplo de solidaridad» que supone la infraestructura

Rubén García Bastida
RUBÉN GARCÍA BASTIDA

El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, llevó este jueves a Bruselas la importancia del trasvase Tajo-Segura, con una intervención tras solicitar la palabra durante un debate sobre el cambio climático en el Comité de las Regiones. El presidente de la Región destacó el «excelente ejemplo de cooperación y solidaridad interterritorial» que supone el Trasvase, y recordó que es «vital» para la Región «ante la falta de agua» y necesario «para frenar el cambio climático», dijo.

El jefe del Ejecutivo regional recordó que esta infraestructura cumple ahora «40 años garantizando la supervivencia de la agricultura del sureste de España, conteniendo el avance del desierto, y poniendo una barrera verde que garantiza la agricultura y la economía».

«Cuatro décadas garantizando también la supervivencia de una Europa que, al mirar al sur, evitará que el norte se seque mañana», dijo López Miras en su intervención en el debate sobre cooperación descentralizada, donde aseguró que «el cambio climático o la escasez de agua trascienden nuestras fronteras y requieren alianzas y soluciones globales». Remarcó que «la permanencia del trasvase es incuestionable, al menos para el Gobierno regional, y vamos a seguir defendiéndola donde, cuando y ante quien sea necesario».

Por todo ello, consideró «prioritaria» la política de cooperación internacional, más aún porque «ponemos al servicio de nuestros socios la experiencia de la Región en gestión de agua, que hace que la Región de Murcia contribuya con su agricultura a reducir la emisión de gases de efecto invernadero, mejorar la calidad del aire y combatir el cambio climático».

López Miras resaltó el papel de las ciudades y regiones para enfrentar los desafíos globales «desde la cooperación, y no aisladamente, con agendas globales compartidas y alianzas para intercambiar conocimientos, tecnología y recursos financieros, a fin de lograr los objetivos de desarrollo sostenible».