López Miras confía en trasladar al Ejecutivo el acuerdo para el Parlamento

E. P.

El candidato del PP a la presidencia de la Comunidad, Fernando López Miras, afirmó ayer que su voluntad es que el acuerdo que se alcanzó el martes para la constitución de la Mesa de la Asamblea Regional se pueda «prolongar también para un gobierno reformista y liberal».

Miras se refiere al pacto gracias al cual el diputado de Ciudadanos Alberto Castillo presidirá la Cámara regional tras recibir en segunda votación el apoyo de los 16 diputados del PP y la abstención de Vox. Sumó un total de 22 votos frente a los 19 del candidato propuesto por el PSOE, Alfonso Martínez Baños.

Tras ser preguntado ayer por las negociaciones para la conformación del nuevo Gobierno, López Miras considera que el acuerdo alcanzado para la constitución de la Mesa de la Asamblea «responde a la voluntad mayoritaria de los murcianos y de los diputados que estamos representados» en el Parlamento autonómico.

Contactos permanentes

Admitió que los contactos con Cs y Vox son «permanentes» tras el inicio oficial de las negociaciones y los partidos están compartiendo información, documentos y propuestas programáticas «para intentar buscar un acuerdo programático que responda a la necesidad de ese gobierno reformista y liberal». Rechazó, no obstante, que se esté hablando de reparto de sillones. Según él, en las negociaciones «se está hablando de lo importante, que son las medidas que espero poder aplicar si llegamos a un acuerdo para que esta Región siga progresando y avanzando; después, hablaremos de lo demás».

Al ser preguntado por si Vox representará un escollo, López Miras declaró que su voluntad «es la del diálogo y la del acuerdo, y es lo que vamos a intentar hacer con todos». Cuestionado sobre si se sentiría cómodo con una vicepresidencia ostentada por un miembro de otro partido, López Miras destacó que «lo importante es conseguir un buen acuerdo programático de medidas para la Región de Murcia».

«A mí, lo que de verdad me importa no es mi comodidad», subrayó el presidente de la Comunidad en funciones, que insistió en que lo que a él le importa es que en la Región de Murcia «se sigan bajando impuestos, que sigan siendo los padres los que decidan a qué colegios e institutos van sus hijos y cuál es el modelo educativo que quieren». «No está entre las prioridades que yo me sienta más o menos cómodo», concluyó el jefe del Ejecutivo en funciones.