López Miras busca aliados a norte y a sur

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, con López Miras durante una visita a Lorca en mayo. / j. insa
El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, con López Miras durante una visita a Lorca en mayo. / j. insa

El responsable de la Diputación alicantina visita este lunes Murcia para reunirse con el jefe del Ejecutivo regional en el palacio de San Esteban. El Gobierno de la Región estrechará lazos con Alicante y Andalucía, donde también gobiernan en coalición PP y Cs

David Gómez
DAVID GÓMEZ

La coalición de gobierno que han formado Partido Popular y Ciudadanos no es exclusiva de la Región. La alianza de centro-derecha se estrenó en la Junta de Andalucía y, tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo, se ha expandido por decenas de ayuntamientos, varias comunidades autónomas y otras tantas diputaciones provinciales de todo el país. Así, populares y liberales dominarán durante los próximos cuatro años un amplio territorio en el que podrán configurar un modelo de gestión propio y contrastarlo con el de Pedro Sánchez.

Este entendimiento entre los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera, con la venia de Santiago Abascal, no solo ha permitido a Fernando López Miras salvar la presidencia de la Comunidad, sino que le ha puesto en bandeja una serie de socios estratégicos en el entorno geográfico más cercano, en concreto en Andalucía y Alicante. Precisamente el nuevo presidente de la Diputación provincial alicantina, el popular Carlos Mazón, realiza mañana una visita institucional a Murcia, donde se reunirá a las 10.30 horas en el palacio de San Esteban con el jefe del Ejecutivo regional.

El encuentro se produce a petición de Mazón y supondrá el primer gran acto institucional de Fernando López Miras desde que juró el cargo de presidente, pues solo se le ha visto después en la toma de posesión de los consejeros y secretarios generales. El agua será, según fuentes de San Esteban, el asunto sobre el que girará la cumbre, pues los dos presidentes comparten la inquietud por los mensajes que llegan desde Madrid sobre el Trasvase Tajo-Segura. En Alicante, Almería y la Región de Murcia han generado preocupación las palabras de Pedro Sánchez en las que apostaba por «la autosuficiencia» de las cuencas hidrográficas y el anuncio de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de que los municipios de la cabecera del Tajo, fervientes antitrasvasistas, tendrán representación en la comisión técnica que autoriza los envíos del agua por el acueducto.

Los consejeros de la Región mantendrán reuniones con sus homólogos andaluces para intercambiar ideas

Decepción con Ximo Puig

El cambio político en la Diputación y en el Ayuntamiento de Alicante, donde la coalición de PP y Cs impidió gobernar al PSOE, ha venido como anillo al dedo a López Miras, que vuelve a contar con un aliado en la Comunidad Valenciana. El presidente murciano forjó al inicio de su mandato, todavía durante la etapa de Rajoy, un frente con su homólogo valenciano, el socialista Ximo Puig, para ir de la mano ante el Estado en reivindicaciones comunes como el agua y la reforma del sistema de financiación autonómica.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo regional quedó decepcionado con Puig porque, según su versión, intentó celebrar otra cumbre, ya con Pedro Sánchez al frente del Gobierno central, y el presidente valenciano no se mostró tan predispuesto. Miras interpreta que, con su partido en La Moncloa, el barón del PSOE renuncia a ser tan exigente con Madrid como lo era con el PP. El acto del cuarenta aniversario del Trasvase Tajo-Segura, en el que López Miras fue duro con el Gobierno central y Ximo Puig se mostró más moderado, acabó de separar a ambos.

Otros asuntos que unen a Murcia y Alicante son las comunicaciones por carretera y por ferrocarril. El Corredor Mediterráneo, la mejor conexión por Cercanías y el tercer carril de la autovía A-7 son fundamentales para ambos territorios. López Miras y el presidente de la Diputación de Alicante no tendrán problemas para alcanzar puntos de encuentro en estas cuestiones.

Por otra parte, los vínculos entre los gobiernos de Andalucía y la Región se crearon a principios de año, cuando Juan Manuel Moreno sustituyó a Susana Díaz en la presidencia. Ahora se espera que estos lazos se fortalezcan con la llegada de Ciudadanos al Ejecutivo regional, pues sus consejeros tendrán hilo directo con sus compañeros de la Junta. Fuentes del Ejecutivo regional señalaron que, durante los próximos meses, habrá reuniones bilaterales en diferentes áreas, con el objetivo de establecer sinergias de gestión entre ambos Ejecutivos. El primero de estos encuentros lo mantendrán, a finales de este mes de agosto, Antonio Luengo, titular regional de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, y Carmen Crespo, la responsable de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible del equipo liderado por Juan Manuel Moreno Bonilla.

Más lejos quedan otras comunidades autónomas que serán gobernadas por PP y Ciudadanos, como Madrid y Castilla y León. La madrileña Isabel Díaz Ayuso se enfrenta a la investidura la próxima semana. Fernando López Miras no tiene previsto acudir al debate, aunque sí podría asistir al acto de toma de posesión, que se ha convocado para el próximo lunes 19 de agosto.

El presidente da total libertad para los nombramientos

El Gobierno regional ha cumplido su primera semana en funcionamiento y no se ha producido todavía ni un solo nombramiento de directores generales y responsables de los organismos autónomos, lo que se conoce en el argot político como el segundo escalón del Ejecutivo. Se mantienen, por tanto, las mismas personas que estaban en la pasada legislatura, pues estos cargos intermedios no cesan y se mantienen en sus funciones hasta que sean oficialmente relevados. Por tanto, pueden seguir trabajando con normalidad.

La tardanza en las designaciones tiene de los nervios a muchos aspirantes, tanto de Partido Popular como de Ciudadanos. En el PP será un proceso traumático, pues hay un 40% menos de puestos por repartir y muchos que han estado en la Administración en anteriores legislaturas tendrán que volver obligatoriamente a su vida profesional. En Cs, en cambio, la duda está en si los cuadros del partido, que apenas cuenta con cuatro años de existencia en la Región, dispondrán de suficientes personas capacitadas para ocupar un puesto de gestión.

Antes de los nombramientos, cada consejero debe perfilar el organigrama de su departamento, detallando cuántas direcciones generales contará. El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, no ha establecido límites concretos a sus colaboradores, que cuentan con «absoluta libertad» para hacer sus equipos, según informan desde San Esteban. Pero lo lógico es que se intente mantener la cifra actual de 62 altos cargos que tiene actualmente la Comunidad, teniendo en cuenta de que la bandera de Ciudadanos ha sido que las estructuras administrativas deben ser lo más reducidas posibles.

En estos primeros siete días de andadura, el Consejo de Gobierno se ha reunido en dos ocasiones para tratar asuntos internos como la elección del personal de confianza de cada Consejería. El pasado lunes fueron nombrados los jefes de gabinete, las personas más cercanas a los consejeros. El jueves se designó a los responsables de comunicación de cada departamento, que redactarán y difundirán la información de los actos públicos de los responsables autonómicos.