Las localidades del Mar Menor intensifican los trabajos para prevenir las inundaciones

El presidente de la CHS, Mario Urrea, y el director técnico, Carlos Marco, ayer en el centro SAIH que controla la cuenca./nacho garcía / AGM
El presidente de la CHS, Mario Urrea, y el director técnico, Carlos Marco, ayer en el centro SAIH que controla la cuenca. / nacho garcía / AGM

Los ayuntamientos de Los Alcázares y San Javier multiplican las labores de limpieza de canales y ramblas ante las fuertes lluvias

SÓCRATES SÁNCHEZMURCIA

Las zonas costeras de Los Alcázares y San Javier intensificaron ayer las labores de limpieza y mantenimiento ante el riesgo extremo de lluvias torrenciales anunciado por Agencia Estatal de Meteorología. Los vecinos de Los Alcázares aún tienen el amargo recuerdo del diluvio que asoló la zona del Mar Menor a finales de 2016, con el colapso de varias canalizaciones que provocaron grandes inundaciones en el municipio. Para que esta situación no se vuelva a repetir, el alcalde Mario Cervera subrayó ayer que desde que conocieron esta nueva alerta «hemos llevado a cabo diversas actuaciones en el municipio como, la limpieza de todos los imbornales. También estamos colaborando en la adecuación de la rambla del Albujón».

Además, se ha supervisado el estado de otras dos canalizaciones, que ya fueron arregladas por la Confederación Hidrográfica del Segura el año pasado. Con esta intervención se pretende evitar que vuelvan a repetirse situaciones como las se vivieron hace tres años. El primer edil explicó que desde el martes están coordinando las actuaciones con las empresas concesionarias ante lo que pueda suceder hoy y mañana, «para frenar en el mayor grado posible los daños que se puedan ocasionar por las lluvias».

Cierre de centros municipales

En el mismo sentido se pronunció el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, quien destacó que «el Ayuntamiento ha trasladado al municipio la suspensión de toda la actividad de los centros educativos. Asimismo, esta decisión se ha ampliado a todos los edificios municipales, como los pabellones deportivos y bibliotecas que hoy tendrán sus puertas cerradas».

Luengo se reunió ayer durante varias horas con el grupo de coordinación de emergencias, donde estuvieron presentes Policía Local, Protección Civil y las empresas que trabajan para el Ayuntamiento. «Desde hace unos meses contamos con un servicio de emergencias polivalente que está preparado ante cualquier eventualidad. Se ha realizado la limpieza de cunetas, rejillas y cualquier tipo de sistema de evacuación de aguas», relató el edil. Recalcó que el servicio de emergencias estará preparado hoy y mañana para intervenir «rápidamente» en la asistencia a los vecinos que sufran cualquier tipo de inundaciones en sus sótanos y garajes. «Este grupo cuenta con equipos de bombeo de agua para vaciar espacios lo antes posibles», añadió.

Los directivos de la CHS siguen la evolución de la DANA para actuar rápido en cauces y ramblas

La cuenca tiene una veintena de zonas identificadas con riesgo de avenidas

En muchos municipios se han suspendido actos programados para la jornada de hoy.

Al igual que el centro territorial de la Aemet y otros organismos estatales y autonómicos, los directivos y técnicos de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) se encuentran en máxima alerta para detectar y actuar ante los efectos que tendrán las lluvias torrenciales en los cauces y ramblas de la demarcación, sobre todo en las zonas identificadas con riesgo de inundación. Su presidente, Mario Urrea, junto al director técnico Carlos Marco, siguieron ayer la evolución de la DANA y el estado general de la cuenca desde el puesto de mando del SAIH (Sistema Automático de Información Hidrológica).

Durante el verano, la CHS ha acometido diversas actuaciones en las ramblas de la cuenca para «mejorar su capacidad hidráulica». Ha desarrollado un total de 37 actuaciones en 19 municipios. El objetivo es «recuperar la funcionalidad hidráulica, disminuir los factores que alteran el régimen de corrientes y mejorar las condiciones medioambientales del entorno de los cauces y sus usos», señaló este organismo. Se trata de evitar las riadas que suelen estar asociadas a episodios de lluvias torrenciales, y que en la última década han dejado siete víctimas en Puerto Lumbreras y en Los Alcázares.