Llueve menos, pero se embalsa más agua

Embalse de Entrepeñas a la cuenca del Segura. /Guillermo Navarro / AGM
Embalse de Entrepeñas a la cuenca del Segura. / Guillermo Navarro / AGM

La Región afronta otro año de sequía en prealerta: recibirá más trasvases hasta enero y aumentará la desalación

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Llovió un 24% menos pero se recogió más agua porque las precipitaciones se concentraron en los embalses de cabecera de la cuenca del Segura. Es el resumen del año hidrológico recién terminado, y que augura otros doce meses de dificultades, ya que la Región de Murcia encara el cuarto año consecutivo de sequía declarada, aunque se arrastra de más atrás, según ha recordado esta mañana el presidente de la CHS, Mario Urrea, al hacer balance de las escasas existencias de la cuenca, que se encuentra en situación de prealerta.

La reapertura del acueducto Tajo-Segura en abril, la desalación y los pozos de emergencia han salvado un año más la situación debido a escasa capacidad de la cuenca para atender las demandas con recursos propios superficiales. En los últimos doce meses solo entraron 384 hectómetros en los embalses, claramente insuficientes para hacer frente a unas demandas que rondan los 2.000 hectómetros.

Con todo, la situación en estos momentos es mejor que la del año anterior, ya que hay 170 hectómetros más almacenados para afrontar el nuevo año hidrológico. El abastecimiento a la población sigue garantizado con las asignaciones del Trasvase, la desalación y los recursos extraordinarios de los pozos. Esta combinación de recursos, junto a los del río Taibilla, asegurará el suministro urbano.

La cabecera del Tajo ha aportado 174 hectómetros desde abril, de los que 123 se han destinado a los regadíos. Todo apunta a que el Segura seguirá recibiendo 20 hectómetros mensuales del Trasvase hasta fin de año, según los informes técnicos analizado ayer por la Comisión Central de Explotación del acueducto.

La desalación sigue ganando terreno. En los últimos doce meses se han producido 127 hectómetros en la tres plantas de Acuamed (54 en Águilas, 42 en Torrevieja y 30 en Valdelentisco), y todo apunta a que crecerá el próximo año con 40 hectómetros más en Torrevieja. A estas desaladoras hay que sumar las cuatro de las que dispone la Mancomunidad para el abastecimiento urbano.

Mario Urrea y el comisario de Aguas, García Garay, señalaron por otra parte que la CHS abrió 933 expedientes sancionadores por riego ilegal en los últimos cinco años, de los que el 5% se consideran graves o muy graves. El presidente de la CHS apuntó, por otra parte, que desconoce el borrador de la futura ley de Cambio Climático y, por lo tanto, la incidencia que pueda tener sobre la gestión del agua y los trasvases. Se mostró partidario de optimizar las infraestructuras actuales antes de construir otras nuevas, en referencia a la desaladoras. Urrea confirmó que existe un pliego técnico para conectar la desaladora de Torrevieja con el Azud de Ojos y los canales del Postrasvase, para realizar una nueva distribución de agua en la cuenca con la combinación de recursos del Trasvase y de la desalación.

 

Fotos

Vídeos