Vox lleva al límite al PP y mantiene la incógnita sobre la investidura de Miras

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros (centro), durante la rueda de prensa de ayer en el Congreso. /Fernando Alvarado / Efe
El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros (centro), durante la rueda de prensa de ayer en el Congreso. / Fernando Alvarado / Efe

El partido de Abascal suspende su diálogo con los populares en la Región por el incumplimiento de los pactos municipales

DAVID GÓMEZ y S. SÁNCHEZ

El Partido Popular tendrá que sudar tinta si pretende que Vox le preste los votos de sus cuatro diputados en la Asamblea Regional para hacer presidente de la Comunidad a Fernando López Miras y permitirle constituir el Ejecutivo que ha acordado con Ciudadanos.

La formación de Santiago Abascal se rebeló ayer contra los populares por la ruptura del acuerdo que firmaron en la madrugada del 15 de junio para desalojar a la izquierda de todos los ayuntamientos de España en los que fuera posible con la contrapartida de que, según desveló ayer Vox, sus concejales formaran parte de los equipos de gobierno. El partido ultraconservador denuncia que el PP incumple sistemáticamente el pacto principalmente en Madrid, pero también en municipios de la Región como Ceutí y Fuente Álamo, donde los respectivos alcaldes todavía no han asignado delegaciones a los ediles de Vox.

Por tanto, Vox va a afrontar de forma muy diferente las negociaciones para la formación de los gobiernos autónomos como el que PP y Cs quieren conformar en la Región, que depende del voto favorable o la abstención de sus cuatro diputados en la Asamblea. Luis Gestoso, confirmado por la dirección de Vox como interlocutor válido en Murcia, señaló ayer que el diálogo con el Partido Popular se encuentra en suspenso e informó de que se ha aplazado incluso una reunión que los negociadores populares querían mantener hoy. En este momento, el sentido del voto de Vox en la investidura de Fernando López Miras, prevista para los días 1 y 2 de julio, será negativo en ambas votaciones, lo que haría descarrilar el Ejecutivo pactado por PP y Cs y dejaría vía libre a la formación naranja para echarse en brazos del PSOE de Diego Conesa, con el que suma mayoría absoluta sin necesidad de contar con ninguna otra fuerza.

Denuncian que, al igual que en Madrid, no se ha asignado competencias de gobierno a sus ediles en Ceutí y en Fuente Álamo

Gestoso avisa de que la intención es rechazar la reelección del presidente en las dos votaciones

Para que cambie la situación y Vox facilite el Gabinete de centro derecha, señala Luis Gestoso, tienen que ocurrir varias cosas. Primero, que el Partido Popular cumpla lo firmado y conceda competencias a los representantes de Vox en los ayuntamientos de Ceutí y Fuente Álamo, como ya hizo en Puerto Lumbreras. Fuentes populares explicaron que los dos regidores tienen intención de «cumplir lo pactado» con Vox y que si no lo han hecho ya es porque no han distribuido todavía las distintas áreas de gestión en la entidad local. El portavoz de Vox en Fuente Álamo, Diego Jesús Martínez, aseguró que tanto él como su compañero de filas en la Corporación ya no se sienten «concejales del equipo de gobierno».

Segundo, que tanto Fernando López Miras como Isabel Franco se sienten en una mesa con ellos y retiren del acuerdo programático que suscribieron hace una semana aquellos puntos «que son contradictorios con nuestra ideología». En ese sentido, Gestoso manifestó que no está de acuerdo con condicionar la bajada de impuestos a la reducción del déficit y tampoco con la creación de nuevos organismos públicos. El documento recoge asimismo apartados que Vox engloba dentro de la llamada ideología de género, como la lucha contra la violencia machista (ellos prefieren llamarla violencia intrafamiliar) y la defensa de los derechos de las personas LGTBI.

La tercera exigencia de la organización de Santiago Abascal, según el secretario general del grupo parlamentario en la Asamblea Regional, es que una de las diez consejerías del Ejecutivo diseñado por PP y Ciudadanos sea para ellos.

«Muy pesimista»

El propio portavoz parlamentario de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, señaló ayer que es «realmente pesimista» respecto a la posibilidad de apoyar el Gobierno acordado por PP y Ciudadanos en la Región. Espinosa de los Monteros comparte la teoría de Luis Gestoso de que Cs tiene un pacto oculto con el PSRM para hacer presidente a Diego Conesa y gobernar con él en coalición. Si ha negociado primero con el PP, intuye Gestoso, es para guardar las formas ante su electorado de centro derecha. Según esta hipótesis, el verdadero propósito de la formación naranja es obligar a Vox a rechazar su alianza actual con los populares mediante su negativa a dialogar con ellos y hacerles así aparecer como culpables del fracaso. Tanto socialistas como liberales niegan la existencia de este acuerdo secreto, al que ya aludían en la campaña electoral los populares. En Cs se burlan de esta elucubración y bautizan este presunto pacto con el PSOE como «el monstruo del Lago Ness, que todo el mundo dice haber visto sin que nadie pueda demostrar su existencia».

Gestoso asegura que los dirigentes nacionales de Vox dieron largas al secretario general del PP, el ciezano Teodoro García Egea, cuando intentó hablar con ellos de la investidura de Fernando López Miras. «Le han dicho que el interlocutor válido soy yo». Desde el entorno del número dos de Pablo Casado lo desmienten y afirman que hay contacto fluido con Espinosa de los Monteros. El secretario general del grupo parlamentario recuerda que Teodoro García Egea fue el que firmó el acuerdo para los ayuntamientos que ha quedado en papel mojado y reitera que su partido habla muy en serio cuando dice que será inflexible en sus reivindicaciones hasta las últimas consecuencias.

«No vamos a darle el Gobierno regional a Isabel Franco», insiste con vehemencia, intentando desmarcarse de la corriente que opina que acabará pasando por el aro con el objetivo de evitar un presidente socialista. «No estamos dispuestos a que nos tomen más el pelo», concluye el interlocutor de Vox en la Región.

Por su parte, el presidente provincial de la formación liderada por Santiago Abascal, Pascual Salvador, subrayó que lo que le importa a su partido es «el documento programático» y no «los cargos».

Más