Los líderes de la química sanitaria

Los jóvenes bioquímicos Marina, José Ángel, María Fuensanta, Ylenia y María Dolores, ayer, en la facultad. / VICENTE VICÉNS / AGM

Mucho estudio y talento están detrás del éxito de los alumnos murcianos en el QIR

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Los jóvenes bioquímicos murcianos copan la élite española en el ámbito de la formación sanitaria para químicos. Este año se ha puesto de manifiesto con rotundidad, aupándose hasta cinco titulados entre los diez primeros puestos en el examen de acceso a plazas QIR, un sistema similar al del MIR con los titulados en Medicina. A ellos se añaden otros compañeros que también han conseguido estar delante en la clasificación para optar a la veintena de plazas para realizar la residencia que han salido en distintos centros hospitalarios del país.

Los puestos de privilegio en el examen nacional de María Dolores, María Fuensanta, Marina, Ylenia y José Ángel refrendan el éxito de la academia del Colegio de Químicos

La molinense María Dolores López Abellán encabezó la prueba alcanzando el puesto número uno, escoltada en segunda posición por María Fuensanta López Abellán (Murcia). Tras ellas aparece Marina Caparrós Guerrero (Águilas), en cuarto lugar; la almeriense Ylenia Pérez Arnáiz -estudiante también de la Universidad de Murcia-, en sexta posición; y José Ángel López Albadalejo (Caravaca de la Cruz) en el décimo lugar. Todos ellos se reunieron ayer en su facultad con 'La Verdad' para compartir juntos lo conseguido.

Y es que tienen garantizado el premio de poder prepararse en alguna de las cuatro especialidades que se ofertan (Bioquímica Química, Análisis Clínico, Microbiología y Radiofarmacia) en algunos de los principales hospitales españoles, entre los que está La Arrixaca, tras muchos meses de esfuerzo, sacrificando momentos con la familia, amigos, aficiones y ocio.

Dedicar una media de ocho horas diarias de trabajo ha sido determinante en la preparación de la prueba

Máxima dedicación

«Ocho horas diarias de estudio, y conforme se acercaba la prueba, algunas más; es duro, pero ha merecido la pena», argumenta con satisfacción María Dolores, quien empezó a compaginar los últimos meses de la carrera y la culminación del trabajo de fin de grado con el inicio de su preparación para optar a químico residente. Una dedicación temporal que incluye fines de semana y hasta algunos días de fiesta, tal como apuntan sus compañeros.

Un factor muy importante del éxito alcanzado, aparte del talento y el trabajo constante que han puesto todos, se encuentra claramente en la preparación de la prueba que han realizado en la academia del Colegio Oficial de Químicos de Murcia (Colquimur), personalizado en Julio, Juafran y María, responsables de atender a los distintos grupos matriculados. «Su atención y experiencia a la hora de dirigir los temas ha jugado un papel importante», hace hincapié Marina, quien ya se presentó el pasado año, al igual que lo hizo María Fuensanta, que entonces se quedó a las puertas de las plazas. Un reconocimiento que se repite por igual entre los cinco.

«Estoy muy satisfecha con lo conseguido, al igual que mis compañeros, ahora nos toca esperar a que salgan las listas definitivas en marzo, luego llegará el momento de coger plaza en abril y para finales en mayo nos tendremos que incorporar a los destinos definitivos de cada uno», añade María Fuensanta.

El servicio de preparación de Colquimur cuenta con tres modalidades (presencial, semipresencial y 'online'). El coste anual por alumno ronda los 2.000 euros, aunque depende de la fórmula elegida.

Por su parte, Ylenia, originaria de El Ejido, aunque es alumna de la UMU, tiene clara su opción, Análisis Clínico; además, «si puedo prefiero quedarme en la Región, por cercanía, ya sea en el Hospital Santa Lucía o también en La Arrixaca».

En el caso de José Ángel, que apuró más los plazos a la hora de comenzar a preparar el examen, tuvo que ponerse «a toda marcha desde el principio echando muchas horas de estudio». Su anhelo es poder trabajar en el campo de la investigación.