«Los libros en papel se venderán más o menos, pero no van a morir nunca»

José Martínez./ JAVIER CARRIÓN
José Martínez. / JAVIER CARRIÓN

José Martínez es librero desde 1951

MARIELA FASOLI

José Martínez (Llano de Brujas, 1938) trabaja en la librería Ramón Jiménez desde 1953. Su trayectoria laboral comenzó en 1951 en la librería y papelería Magisterio Español, situada en la calle San Cristóbal. Fue el sobrino del dueño de la librería quien le propuso ir a trabajar allí, y José aceptó. En 1982, cuando el dueño, Ramón Jiménez, falleció, José pasó a ser el propietario de esta emblemática librería situada en los soportales de la Catedral de Murcia.

-Usted empezó a trabajar en la librería Ramón Jiménez en 1953, época de dictadura franquista. ¿Qué libros prohibidos vendía?

-Muchos. Los teníamos en el sótano. En lo referente a las editoriales, se vendían los libros de Losada, y en los años 60 los de Ruedo Ibérico. En cuanto a su lugar de procedencia, algunos libros venían de Argentina, y desde Madrid nos mandaban libros sin factura para venderlos a los estudiantes, que en esa época leían. Con respecto a los autores, se vendían libros de bolsillo de Federico García Lorca y de Pablo Neruda.

-¿Algún cliente lo denunció en esa época?

-No. Nos levantaron un acta una vez, pero no fue por estos libros. Fue en los años 70 por un libro de Medicina que no tenía el sello del distribuidor y venía de fuera. Pero no llegó a ser una multa.

-¿Hay algún libro que, a su juicio, nunca tendría que haber salido a la luz?

-No, los libros deben salir a la luz por malos que sean, porque siempre algo se aprende de ellos.

-¿Qué opina de los libros electrónicos?

-Son cómodos cuando estás de viaje, por ejemplo. Pero para leer y disfrutar de la lectura, pienso que tienen una vida corta. Tener un libro en la mano es diferente a tener un aparato con la luz. Para sentarte en una silla bajo una morera o leer en el campo, un libro en papel es una maravilla. Soy amante del libro. Los libros en papel se venderán más o menos, pero creo que no van a morir nunca.

-¿Qué libro recomendaría para leer este verano?

-'Una odisea', de Daniel Mendelsohn.

-¿Cómo cree que han cambiado los hábitos de lectura de los murcianos?

-Los jóvenes de hoy en día leen menos que los de antes, están más distraídos en otras cosas. Se nota quién lee y quién no en cuanto hablas con las personas. Los libros dan educación, ilustración y saber hablar, enseñan mucho.

-¿Qué escritores han pasado por su librería?

-Ernest Hemingway vino cuando yo era un crío. También estuvo aquí Mario Vargas Llosa cuando era joven. Los autores murcianos pasaron casi todos por aquí.

-¿Usted ha escrito un texto alguna vez?

-No, he sido lector. Me gusta la poesía y leer a los clásicos. En el primer género he leído bastante al poeta murciano Francisco Bautista y es muy bueno. Es amigo mío y nació en mi pueblo. En el segundo género me gusta el libro 'La voluntad' de Azorín. Es un libro que merece la pena leer. Algo aprendes de estos autores y sus palabras magníficas se quedan bien grabadas en tu mente.

-¿Qué es lo que más y lo que menos le gusta de su profesión?

-Lo que más me gusta es hablar con el público y hablar con ellos, recomendarles libros y que vengan a decirme que les gustó la obra que les recomendé. Lo que menos me gusta es que hay personas que no tienen modales a la hora de pedir las cosas. A mí me gusta la educación y la formalidad por encima de todo.