La letra con risas entra

Los alumnos del taller de creación audiovisual en una de sus sesiones de rodaje, en El Bojal (Beniaján). / nacho garcía / AGM
Los alumnos del taller de creación audiovisual en una de sus sesiones de rodaje, en El Bojal (Beniaján). / nacho garcía / AGM

Decenas de adolescentes participan en los talleres de cine, batucada y cómic que organiza la Fundación Cepaim junto al centro cultural de Beniaján

Marta Semitiel
MARTA SEMITIEL

Darío quería saber qué se siente al dirigir una película y ahora ya lo sabe. «Es muy difícil coordinar a todo el grupo. Para ser un buen director hay que tener paciencia, vocalizar muy bien y enterarse de todo el trabajo que deben hacer los demás», y lo sabe porque ha ejercido, junto a su compañera Ariadna Sofía, como codirector del corto en el que han trabajado una quincena de adolescentes durante las dos últimas semanas en el taller de creación audiovisual que forma parte de la programación de las VI Aulas de Creación Artístico-Científica, organizadas cada verano de forma conjunta por el centro La Estación de Beniaján, de la Fundación Cepaim, y el centro cultural de Beniaján, dependiente del Ayuntamiento de Murcia.

Las entidades planifican los cursos de cada verano en función de las peticiones que realizan los jóvenes de la zona

En esta edición, que finalizó ayer, además del curso de creación audiovisual también se han realizado talleres de batucada y de cómic. En total, unos 40 adolescentes de entre 12 y 17 años de Beniaján, Torreagüera, San José, Los Garres y La Alberca han participado en esta oferta lúdica a la par que formativa y gratuita. «Siempre se intenta ofrecer un formato diferente a lo que se entiende como escuela de verano», explica Fernando Arcas, técnico del centro comunitario La Estación de Beniaján, «se trata de que reciban una formación específica durante dos semanas, mientras se divierten». En anteriores ediciones desarrollaron cursos de robótica, de vuelo de drones, de acrobacias, «porque la idea es dar respuesta a sus peticiones, y para eso hacemos una escucha activa de sugerencias, de lo que demandan los adolescentes. Además también lo comentamos con los institutos de la zona», añade Gabriel Nicolás, otro de los técnicos de La Estación. Aprender a editar vídeos de forma profesional es uno de los deseos que más se repiten actualmente entre los jóvenes, «porque están de moda los 'youtubers'. De ahí que este año hayamos proyectado el taller de creación audiovisual», añade Nicolás.

«Es importante dar este tipo de alternativas a los chicos de las pedanías» Fernando Arcas

Además de responder a sus peticiones, con su oferta, ambas instituciones intentan cada verano ampliar «las alternativas de los adolescentes que viven en las pedanías, sin que tengan que irse al centro de Murcia. La gente que vive aquí también puede tener las mismas oportunidades», insiste Fernando. «Sin la implicación de la Fundación Cepaim», dice Manuela Díez, coordinadora del Centro Cultural de Beniaján, «no sería posible realizar estas aulas. O sería muy, muy difícil», reconoce.

«La edición de vídeo es algo que demandan mucho hoy en día, por la moda de los 'youtubers'» Gabriel Nicolás

Cultura de barrio

Además de seguir la filosofía comunitaria que caracteriza al centro de La Estación, «donde son los vecinos los que deciden qué se hace en ese espacio», estos cursos también intentan «que todo salga y revierta en el propio barrio». Y así lo han conseguido en el taller de creación audiovisual, donde los chavales han creado un cortometraje sobre las inundaciones que sufrió El Bojal en 1931. «En esta zona en la que están rodando había unas cuevas en las que vivía la gente, y se inundaron. Nosotros recuperamos noticias de periódicos de la época y ellos decidieron hacer el guión sobre la historia de un niño que murió ahogado en aquel episodio», explica una de las profesoras del taller, Violeta Sáez, coordinadora de DinamizArte junto a Raúl Molina, de Veintemillas. «Es bonito, porque aquella inundación dio origen al pueblo. Así cuando los vecinos vean el corto, pues también revierte en ellos, en su historia, en su barrio, ese trabajo que los adolescentes están haciendo», concluye el técnico.