La oposición deja la Junta de Portavoces de Las Torres de Cotillas por la incorporación de la edil tránsfuga

El gobierno local asegura que el nuevo reglamento orgánico municipal es «conforme a la ley» y que «está basado en los de otros ayuntamientos de todo signo político»

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

El mayor peso institucional otorgado por el equipo de gobierno del PP de Las Torres de Cotillas a la edil tránsfuga, María Ángeles García (expulsada de Cs al principio de la legislatura), en virtud del nuevo reglamento orgánico municipal (ROM) vuelve a recrudecer el enfrentamiento político en el municipio. Los representantes de los tres partidos de la oposición en la Junta de Portavoces -PSOE, Ciudadanos y Cambiar Las Torres- abandonaron la última reunión, precisamente, ante la presencia de dicha concejal en el mencionado órgano, amparada por la entrada en vigor del ordenamiento.

García, que se ha convertido en un apoyo fundamental para el ejecutivo local en esta legislatura, primero con Domingo Coronado en la alcaldía y ahora con su sucesora, Isabel María Zapata, podrá también participar desde ahora en las comisiones de Urbanismo y Asuntos Sociales, además de la de Hacienda, de la que ya formaba parte. Una actividad que, además de darle un mayor protagonismo político, elevará sus dietas, ya que el cobro por asistencia a las mismas supera los 90 euros por sesión. Hay que tener en cuenta que se celebran entre dos y tres al mes.

Desde Ciudadanos mostraron ayer su rechazo frontal a la presencia de la concejal no adscrita en la Junta, abandonándola por vez primera en esta legislatura el pasado lunes. «La asistencia de esta edil tránsfuga es fruto de una decisión política del Partido Popular sin que ninguna ley lo obligue a ello», advierte la portavoz naranja, Marian Fernández.

«Es una decisión que se impone a través de un reglamento elaborado con el rodillo de una mayoría en la que la propia edil tránsfuga participó y sin consensuar con las demás fuerzas políticas del municipio, que representan a más la mitad de los torreños», lamenta Fernández.

Una polémica que arrancó el pasado febrero cuando el equipo de gobierno presentó al Pleno la propuesta, calificada por la oposición como «ley mordaza», debatiéndose en junio para su aprobación definitiva, tras desestimar las alegaciones de Cs, y publicándose de forma definitiva en el BORM a finales de julio.

Visiones contrapuestas

Sin embargo, muy distinto lo ven en las filas del gobierno popular. El secretario general del partido en la localidad, Pedro Cabrera, responsable también de la Concejalía de Régimen Interior, manifiesta que «todo el reglamento está hecho conforme a la ley», además de que «los artículos están basados en los de otros ayuntamientos de todo signo político, como pueden ser aquellos gobernados por el PSOE, como Lorquí, Águilas, Alguazas, entre otros».

En cambio, a juicio de Ciudadanos, el actual ROM «limita y dificulta el trabajo de la oposición y favorece a la concejal tránsfuga, que gana derechos políticos y económicos sin que haya soporte legal alguno». Por ello, su portavoz Marian Fernández lamenta que el Partido Popular «esté pagando este apoyo a la tránsfuga con su presencia en órganos clave que conllevan compensación económica, por lo que el PP se convierte en cómplice de la situación antidemocrática que se vive en Las Torres de Cotillas, bloqueando las necesarias medidas de regeneración democrática que necesitamos».

Pero desde la formación popular mantienen que «nuestro reglamento se basa especialmente en la igualdad de derechos y deberes de todos los concejales que se recoge en el artículo 23.2 de la Constitución, además de respetar la Ley 7/85, la Ley de Base de Régimen Local».

En cambio, la oposición hace hincapié en el argumento de que el ROM debería ser «el reglamento de todos», algo que finalmente no ha sucedido, ya que se aprobó solo con los votos del Partido Popular (10) y de la concejal tránsfuga, frente a los diez restantes de los grupos de la oposición (5 del PSOE, 3 de Ciudadanos y 2 de Cambiar Las Torres).

 

Fotos

Vídeos