«Me encañonó en el pecho»

El letrado Ángel Parra, ayer, con Abraham 'El Negro', a su llegada a los juzgados de Molina de Segura para declarar. / edu botella / agm
El letrado Ángel Parra, ayer, con Abraham 'El Negro', a su llegada a los juzgados de Molina de Segura para declarar. / edu botella / agm

Abraham 'El Negro' confirma ante el juez que le dispararon en su casa porque le debía 3.000 euros a Ángel 'El Calvo'

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

La celebración de su 35 cumpleaños comenzó con alcohol y drogas, pero en lugar de ponerle la guinda con fuegos artificiales hubo pólvora real: la de una pistola del calibre 9 milímetros. «Estábamos en mi casa tomando cerveza, unos porros y unas rayas», admitió ayer Abraham, alias 'El Negro', durante su declaración en los juzgados de Molina de Segura, con el objetivo de ejercer acciones legales por los disparos que recibió a bocajarro en su vivienda de Las Torres de Cotillas. De hecho, todavía lucía un aparatoso vendaje y un cabestrillo en el brazo derecho como consecuencia del episodio ocurrido el 2 de junio. «Llamaron a la puerta, abrí y entraron los dos alborotados y chillando; querían coger una deuda de dinero».

'El Negro' confirmó al juez que los dos individuos que se presentaron en su casa aquella tarde de sábado, durante la fiesta de cumpleaños que estaba celebrando con su amigo Rafael, eran Ángel 'El Calvo' y su sobrino Rubén 'El Terapias'. Es decir, los dos arrestados por la Guardia Civil durante la investigación por esta tentativa de homicidio.

«Contraje la deuda hace mucho tiempo». Abraham relató al juez que «coincidió en prisión» con Ángel 'El Calvo' y cuando los dos estaban en libertad le pidió prestados 3.000 euros después del nacimiento de su segundo hijo: «Necesitaba el dinero». La citada suma fue el motivo por el que tío y sobrino se presentaron en su casa. «Les dije que pasaran a la cocina para hablar más tranquilamente». Pero hubo de todo menos calma, ya que 'El Calvo' y 'El Negro' empezaron «a discutir».

La discusión con los dos detenidos se produjo en su fiesta de cumpleaños, en la que consumió drogas

Rubén 'El Terapias' se quedó esperando en el salón mientras escuchaba que la discusión iba a más. «Empezó a agredirme», aseguró la víctima en sede judicial. «Me cogió del cuello y con la otra mano me agarró del brazo por detrás, reduciéndome contra la encimera». Fue entonces cuando irrumpió en la cocina 'El Terapias': «Me encañonó en el pecho mientras Ángel me tenía reducido por detrás. Al notarme el arma en el pecho, me giré rápido y logré ponerme de perfil». En ese momento notó que presuntamente abría fuego 'El Terapias', con una pistola de los años veinte, que había introducido supuestamente en su domicilio ocultándola en su cintura. «Me dio dos tiros».

Nada más recibir los balazos en el costado y en el brazo derecho, su esposa salió de la habitación donde estaba con uno de sus hijos y corrió a la cocina, al igual que su amigo Rafael. 'El Terapias' huyó a la carrera después de amenazar presuntamente a la mujer y 'El Calvo' se quedó prestándole auxilio. Precisamente, este punto del relato coincide con lo que Ángel 'El Calvo' declaró en sede judicial tras su detención y que le permitió quedar en libertad con cargos.

¿Homicidio o asesinato?

Su sobrino Rubén ingresó en prisión como el supuesto autor de los disparos. Durante su declaración Abraham negó que tuviese armas en su casa y confirmó en todo momento lo que los dos detenidos vienen asegurando desde su arresto: el origen de la discusión que se saldó a sangre y fuego fue una deuda económica.

'El Negro' se personará como acusación particular a través del bufete de Mariano Bo. Los letrados Ángel Parra y Pablo Martínez avanzaron ayer que «defenderemos los intereses de nuestro cliente en consonancia con la Fiscalía».

Los abogados no tienen claro si emprenderán acciones denunciando los hechos como homicidio o asesinato. «Nuestro cliente sufrió un hecho muy traumático, pudo perder un brazo y recibió un disparo en el costado que se considera una zona vital», reflexionaron. «Estamos hablando de penas que pueden superar los nueve años, pero la calificación dependerá de cómo evolucione la investigación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos