La Justicia deja en el aire los concursos para la renovación de las jefaturas de servicio en el SMS

Pablo Alarcón, director general de Recursos Humanos del SMS. /Edu Botella / AGM
Pablo Alarcón, director general de Recursos Humanos del SMS. / Edu Botella / AGM

Un juzgado de lo Contencioso Administrativo anula, en primera instancia, las bases del procedimiento por chocar con el Estatuto Marco del Personal Estatutario

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

La renovación de las jefaturas de servicio en los hospitales públicos empieza a convertirse en un callejón sin salida para el Servicio Murciano de Salud (SMS). En los últimos meses, varios jueces de primera instancia han dictaminado que la Administración incumplió de forma reiterada la ley al llevar a cabo, durante más de una década, nombramientos a dedo que incumplían el régimen de incompatibilidades. Ahora, a estas sentencias se suma un nuevo fallo de un juez de lo Contencioso Administrativo que puede hacer saltar por los aires los concursos de méritos convocados desde 2017 para, precisamente, tratar de regularizar esta situación. El titular del juzgado número 7 de Murcia ha dictaminado que las bases de dichos concursos son nulas porque chocan con la Ley nacional de Estatuto Marco del Personal Estatutario, al permitir la presencia en los tribunales de representantes de las organizaciones sindicales, así como de miembros que no cuenten con un nivel académico igual o superior al de los candidatos a las plazas. La sentencia puede ser recurrida, porque todavía no es firme, lo que significa que de momento los concursos no se verán paralizados.

Diez jefes de servicio y jefes de sección, la mayoría de ellos afectados por los ceses que el SMS llevó a cabo en 2017 tras la polémica por el incumplimiento del régimen de incompatibilidades, están detrás del recurso admitido por el Contencioso Administrativo. Los profesionales están representados por Manuel Martínez, del despacho Martínez de Otazo Abogados. En concreto, la impugnación se refiere al primero de los concursos de méritos convocado por el SMS, que incluyó 46 jefaturas de servicio de los diferentes hospitales.

De acuerdo a las bases del concurso, los tribunales encargados de la valoración de los candidatos incluyen al director gerente del área de salud a la que corresponde la plaza convocada, al director médico y a un jefe de servicio de la especialidad en cuestión, aunque en el supuesto de no existir jefaturas de este servicio en el SMS, se opta por un jefe de sección o un facultativo del SMS. Además, hay un tercer vocal «a propuesta conjunta de las organizaciones sindicales presentes en la junta de personal del área». Por último, debe haber un secretario «designado entre el personal estatutario fijo perteneciente a opciones no sanitarias del subgrupo A1, que participará en las deliberaciones con voz pero sin voto».

Esta configuración ha sido polémica desde el principio. Algunos profesionales no entendieron que no se abriera el abanico, por ejemplo, a jefes de servicio de otras comunidades autónomas, lo que habría permitido enriquecer los tribunales. Como resultado, se han conformado unas comisiones de valoración que en algunos casos han sido criticadas por su bajo nivel.

Ahora, sin embargo, es un juez el que va más allá, al considerar que estos tribunales no se han configurado conforme a la norma. Así, el Estatuto Básico del Personal Estatutario establece que «la pertenencia a los órganos de selección será siempre a título individual, no pudiendo ostentarse esta en representación o por cuenta de nadie». Esto choca con la presencia de miembros elegidos por las organizaciones sindicales, advierte la sentencia. Además, dichos miembros deberían, en todos los casos, poseer «titulación del nivel académico igual o superior a la exigida» a los candidatos. En este sentido, el juez lamenta la «falta de concreción» de la ley regional, pero recuerda lo establecido en la normativa nacional.

Por todo ello, el juez anula en primera instancia las bases del concurso. No obstante, desestima otros argumentos de los recurrentes. En este sentido, avala el régimen de incompatibilidades aprobado por la Asamblea Regional, que impide a los jefes de servicio mantener actividad privada, al no encontrar motivos de inconstitucionalidad. Hasta la fecha, todas las sentencias conocidas van en esta misma dirección. «El Tribunal Constitucional viene a reconocer la facultad de las comunidades autónomas para modular» las incompatibilidades, de forma que las administraciones regionales pueden adoptar «las decisiones que estimen oportunas», señala la sentencia.«Podrán parecer más o menos acertadas, pero deben respetarse por tratarse de una norma con rango legal aprobada dentro del marco competencial de desarrollo legislativo reconocido a la Asamblea», advierte el juez.

De momento, y al tratarse de una sentencia en primera instancia, los concursos de méritos en curso, así como los ya resueltos, no se verán afectados. Sin embargo, el despacho de abogados que representa a los profesionales que han interpuesto el recurso ya avanza que pedirán la ejecución provisional de la sentencia, lo que, de aceptarse, supondría la anulación de los 46 nombramientos que se realizaron a través de este proceso.