El jurado considera que el acusado de asesinar a la feriante «conocía su situación de indefensión»

Ismael B. L., con camisa a rayas, durante la celebración del juicio en la Audiencia Provincial. / antonio gil / AGM
Ismael B. L., con camisa a rayas, durante la celebración del juicio en la Audiencia Provincial. / antonio gil / AGM

El veredicto declara a Ismael B. L. responsable de la muerte y apunta que «los hechos se precipitaron al verse sorprendido y ser reconocido» por la víctima

RICARDO FERNÁNDEZ y DANIEL VIDAL

Un jurado popular considera a Ismael B. L. culpable de «haber dado muerte intencionadamente» a Isabel Ruiz, la feriante de 70 años asesinada en marzo de 2017 en su casa de San Pedro del Pinatar. Ismael, exnovio de la nieta de la víctima, «no entró en la vivienda con la intención de quitarle la vida, pero las circunstancias al verse sorprendido precipitaron los hechos», relata el jurado en su veredicto, al que ha tenido acceso 'La Verdad'.

Según las pruebas facilitadas, el jurado concluye que la muerte de la mujer se produjo por estrangulamiento a lazo «para facilitar la comisión de un delito de robo o para evitar que se descubriera. Así lo ha declarado él mismo y así lo indican las pruebas, hallándose su ADN en el lugar del crimen y en la víctima», relatan los miembros del jurado.

La deliberación incluye que el acusado «tenía ligeramente disminuida su capacidad cognitiva durante el delito». El procesado, «tras consumir droga -cocaína- la noche de los hechos, condujo varios kilómetros sin tener ningún altercado, tuvo capacidad para escoger el lugar del robo dado que sabía que ahí vivía una persona vulnerable y posteriormente supo dónde vender los sustraído». También cree el jurado que Ismael B. L. tenía la previsión de cambiarse de ropa. Además se refleja en el veredicto que Ismael B. L. «conocía las condiciones físicas, patológicas y, en definitiva, el entorno de la vivienda de la víctima, y que esta se encontraba en una situación de indefensión puesto que mantuvo una relación sentimental con su nieta». Sin embargo, los miembros del jurado creen que el acusado «no se aprovechó conscientemente de la situación de indefensión de la víctima», y que su reacción «fue fruto de la situación en la que se vio envuelto al ser reconocido por doña Isabel»

El jurado considera, asimismo, a Juan Manuel B. G. «culpable» de apoderarse con ánimo de lucro de cosas muebles ajenas con violencia en la persona y en casa habitada. Al otro acompañante, Luis S. G., el jurado le declara «culpable del delito de robo». Ambos conocían la «situación de vulnerabilidad» de la víctima.

El fiscal pide para el principal acusado 22 años de prisión por el asesinato, dos más que la petición inicial, más cinco por el robo. Para los otros dos acusados solicitan otros cinco años para cada uno de ellos.