El maestro Mariano Spiteri devuelve la luz a la talla del Niño Jesús de Mula

Mariano Spiteri, en su taller, junto a la figura del Niño de Mula. / A. SIMÓN
Mariano Spiteri, en su taller, junto a la figura del Niño de Mula. / A. SIMÓN

El restaurador de Jumilla dedica cuatro meses a rehabilitar la imagen, que presentaba problemas de consistencia

ABDÍAS SIMÓNjumilla

El restaurador jumillano Mariano Spiteri ha estado trabajando durante los últimos cuatro meses en la restauración de la imagen del Niño Jesús de Mula, obra del escultor valenciano José María Ponsoda. Tras el exhaustivo diagnóstico realizado en su taller, detectó que la escultura mostraba diversos fallos, el principal, en su consistencia, pero también era muy significativa la suciedad que tenía acumulada en su policromía. La inestabilidad en la cruz que porta el Niño es otra de las partes que mejoró. También detectó diversas grietas y otros problemas que fueron dando la cara.

Los trabajos de mejora realizados permitirán que la imagen pueda estar medio siglo sin recibir nuevos arreglos

Después de concretar todos los trabajos de rehabilitación que ha visto necesarios, la imagen luce como recién salida del taller de su creador, e, incluso, con mejoras en elementos que no son concernientes al diseño o a la mano del artista, como , por ejemplo, el sistema de sujeción de la peana que porta al Niño a los distintos altares en los que se muestra o procesiona, así como en el sistema de sujeción de la cruz.

Por ello, Spiteri afirma que «una restauración siempre somete la escultura a importantes alteraciones. Por eso, debe ser duradera y espero que la realizada se mantenga, como mínimo, durante cincuenta años». Uno de los trabajos más importantes que Spiteri ha llevado a cabo en la escultura es la consolidación de las piernas a la peana.

Antiguo sistema de sujeción por tornillos, en una radiografía.
Antiguo sistema de sujeción por tornillos, en una radiografía.

Espigas de madera

Las radiografías realizadas mostraron unos grandes tornillos que atravesaban la peana y las piernas de la figura y que, sin embargo, con el paso de los años, ya no «cumplían su misión», según el restaurador, provocando el zarandeo constante de la imagen y que se introdujeran más tornillos para intentar sujetarla. De esta forma, Spiteri expuso durante la presentación de los trabajos realizados que había procedido a la retirada de todos los tornillos y en su lugar había insertado dos espigas de madera, tras practicar dos orificios de 18 milímetros de diámetro, introduciéndolos con acetato de polivinilo y pegándolos posteriormente con un adhesivo especial, en este caso, resina termoestable, que tiene un comportamiento similar a la madera, ya que una vez seca aporta la consistencia que necesitaba la talla para ser más estable.

Después de realizar las catas, y obtener muestras de la policromía original, Spiteri pudo ver que en una restauración anterior un taller utilizó la técnica del rigatino (rallado), pero afirmó que «es incomprensible que no se limpiara y aplicaron la solución encima del color sucio y oxidado».

Gracias a las técnicas de limpieza empleadas, el Niño del Balate ha recuperado su policromía original. Por lo que se refiere a la cruz, Spiteri buscó la innovación e inventó un sistema de sujeción a través de un tubo de aluminio integrado en la peana en el que se introduce la cruz, «totalmente ajustada», ya que es hueca en su interior.

Este nuevo sistema sustituye a un pequeño manguito que estaba instalado en los tronos en los que se colocaba al Niño y que no daban estabilidad a la cruz, por lo que debían asegurarla en los palios para procesionar la talla. Para colocar el tubo de aluminio, que además es desmontable, el restaurador tuvo que añadir refuerzos y aumentar la superficie de la peana con resina termoestable. En el resultado final se puede apreciar que esta nueva pieza desempeña su función de forma extraordinaria, ya que la cruz es totalmente estable y no roza en ningún momento los dedos de la imagen, sino que «queda a seis milímetros de cualquier parte de la mano del Niño Jesús de Mula», afirmó Spiteri.

El sistema de sujeción se ha renovado para que sea más estable y seguro

Sin grietas

El restaurador también encontró varias grietas mal restauradas, para las que se habían utilizado masillas u otros productos en intervenciones anteriores y que el jumillano se encargó de limpiar y sustituir por resina termoestable, que integró con las ondulaciones correctas y la policromía original.

En las piernas, a la altura de las rodillas, el Niño también mostraba pequeñas fisuras. Según Spiteri, se trataba de «problemas que todavía no habían dado la cara», pero que resolvió introduciendo espigas oblicuas. En cuanto al sistema de sujeción de la peana de la imagen a los diferentes tronos, el restaurador lo mejoró por medio de un tirafondo que se introduce desde abajo, colocándole un tope de aluminio en la peana para que el tornillo, en ningún caso, pueda atravesar a la imagen, ya que antes de este artilugio se utilizaba una palometa antigua y visible, que «además de ser estéticamente muy pobre, en ocasiones rozaba los tobillos de la talla y, por lo tanto, la dañaba», argumentó Mariano Spiteri. Ahora es más seguro.