La Historia toma las calles de Jumilla

Desfile de una de las kábilas, anoche. / siete días jumilla
Desfile de una de las kábilas, anoche. / siete días jumilla

Kábilas y mesnadas de la Unión Nacional de Entidades Festeras participaron en el desfile de Moros y Cristianos

ABDÍAS SIMÓN

El emblemático Arco de San Roque, antigua Puerta de Granada de Jumilla, fue el punto escogido por la Asociación Don Pedro I para dar salida al acto central de su festejos, el Gran Desfile de Moros y Cristianos. La multitud inundó la calle Cánovas del Castillo para disfrutar de esta marcha llena de color, bailes de espadas y alfanjes. En el cortejo de esta edición destacaron la nueva kábila jumillana del Rey Aben-Hud y la gran participación de kábilas y mesnadas procedentes del Área VI de la Unión Nacional de Entidades Festeras (Undef).

Procedente de Cieza llegó una representación de la kábila Andelma. Desde Santomera se hizo ver la kábila los Almorávides, y también participó en el desfile la murciana Ibn-aribí. Igualmente estuvieron las abanderadas de la Federación de Murcia y sus Reyes Cristianos, respaldados por la mesnada de San Juan de Jerusalén. Y compareció la Orden de Santiago de la capital regional. Otra de las filas invitadas fue Huestes de Fernando III, de Molina. Desde Abanilla llegaron a la localidad del Altiplano los Caballeros de Castilla, además de una representación de Las incursiones berberiscas de Los Alcázares.

Imponentes carrozas

Todos los cargos festeros de la localidad, acompañados por sus mesnadas, kábilas y comparsas, protagonizaron un gran desfile que finalizó en el Jardín del Rollo. En cuanto a los grupos de Jumilla, desfilaron las Abanderadas Mayor e Infantil, Nieves Requena y María Pérez, en su carroza, en la que también estuvo la Alcaidesa del Castillo, María González. Cerrando el desfile lucieron imponentes carrozas, como la del Capitán Moro, Eloy Sánchez, al que acompañó su mujer, Sandra Galiana, y la del Capitán Cristiano, Juan Miguel Benítez.