Detenido en Jumilla por vigilar y perseguir a varias jóvenes

Uno de los agentes, en las zonas donde se buscó al sospechoso./Guardia Civil
Uno de los agentes, en las zonas donde se buscó al sospechoso. / Guardia Civil

Al sospechoso, que tenía órdenes de prohibición de entrada en territorio nacional y en Francia, se le atribuye la presunta autoría de cuatro delitos de coacciones y uno de abuso sexual

LA VERDADMurcia

Un hombre fue detenido en Jumilla por perseguir a varias jóvenes, algunas de ellas menores de edad, que habían denunciado estos actos. Al sospechoso, maliense, de 29 años y residente en Jumilla, se le atribuye la presunta autoría de cuatro delitos de coacciones y uno de abuso sexual. La Guardia Civil se hizo cargo de las actuaciones, que se iniciaron hace varios meses, cuando efectivos de Prevención de Seguridad Ciudadana de la Benemérita, a través de una denuncia, fueron alertados de que una menor se sentía habitualmente perseguida y acosada por un varón en la localidad.

Con la finalidad de esclarecer los hechos e identificar al autor, la Guardia Civil realizó una serie de pesquisas que permitieron averiguar el nexo de unión entre la víctima y el autor: ambos participaban en unas jornadas sociales desarrolladas en el municipio. Los primeros pasos de la investigación también permitieron constatar que la menor no era la única víctima, sino que existían otros casos de similares características.

Según se iban recibiendo nuevas denuncias y declaraciones de otras víctimas, los investigadores obtuvieron una descripción física del supuesto acosador y un posible nombre de pila, lo que les permitió averiguar que se trataba de un ciudadano extranjero, indocumentado y sin domicilio conocido.

Colaboración policial internacional

La Guardia Civil averiguó que el sospechoso utilizaba varias identidades falsas con la supuesta intención de evitar su localización. Estas identidades fueron consultadas con distintas policías europeas hasta averiguar que tenía una orden de prohibición de entrada en Francia por estancia irregular. Durantes varios meses, los investigadores establecieron diversos dispositivos de búsqueda que resultaron infructuosos ya que el hombre cambiaba habitualmente de residencia para alojarse, generalmente, en viviendas tipo cueva o abandonadas.

El pasado viernes, 16 de agosto, los guardias civiles tuvieron conocimiento de otro hecho de similares características posiblemente cometido por la misma persona. Una mujer denunció que sufría, desde hace aproximadamente un año, los seguimientos, de forma hostigante por el casco urbano de Jumilla, de un varón que llegó incluso a seguirla hasta su lugar de trabajo y su domicilio.

Según se desprende de la denuncia, ese mismo día el 'modus operandi' cambió drásticamente. En este caso, cuando la víctima se encontraba disfrutando de las fiestas locales junto a otras personas sufrió tocamientos de índole sexual, y pudo observar detrás de ella al individuo que había venido acosándola.

Unos días después, la víctima volvió a ver cómo esta persona la seguía de nuevo y, ante el miedo a sufrir una nueva agresión, alertó a la Guardia Civil y presentó una denuncia en la que informó de que su caso no era aislado ya que conocía que otras mujeres habían sido vigiladas y seguidas en el mismo municipio.

Ante estos hechos, la Guardia Civil reforzó el dispositivo de vigilancia y búsqueda en torno a las zonas donde las víctimas solían desarrollar su vida cotidiana, con la colaboración de Policía Local de Jumilla. El dispositivo dio sus frutos poco después, cuando fue localizado y detenido en Jumilla como presunto autor de los delitos de coacciones y de abuso sexual. Tras su plena identificación, la Guardia Civil lo comunicó a la Unidad de Extranjería de Cuerpo Nacional de Policía porque tenía en vigor una orden de prohibición de entrada en territorio nacional. El detenido fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Jumilla, que decretó su ingreso en prisión.