Una cabalgata para la tradición vinícola

Una de las peñas, ayer, durante el desfile. / Mariajo González
Una de las peñas, ayer, durante el desfile. / Mariajo González

Las 23 peñas reparten sus mejores viandas y más de 2.000 botellines de vino aportados por el Consejo Regulador

GUSTAVO LÓPEZ

La tradición y el vino jumillano volvieron a exhibir ayer todo su protagonismo en la Cabalgata Tradicional, organizada por la Federación de Peñas de la Fiesta de la Vendimia, con la participación de 23 grupos. Una celebración que no se vio amenazada, pese a la nubosidad con la que arrancó la jornada, ya que se fue diluyendo a mediodía. Tampoco hubo lluvia de vino, reservada para la gran cabalgata del sábado, en la que el ambiente festivo inunda las calles.

En este caso, productos gastronómicos típicos de la ciudad, miles de bocadillos elaborados por las peñas y el vino aportado por las bodegas de la denominación de origen, se fueron repartiendo y obsequiando a las miles de personas que abarrotaron todo el recorrido. El énfasis se pudo en la esencia de las costumbres jumillanas, con un protocolo más estricto que permite a los asistentes disfrutar del evento más solemnemente. En cualquier caso, las sonrisas se sucedían al paso de cada una de las peñas, que fueron ofreciendo los productos de esta tierra del Altiplano.

Empanadas, fritillas, sequillos y pirusas. Y todo envuelto en la música de las charangas que iban acompañando a las peñas y que hicieron bailar a peñeros, jumillanos y visitantes. Aunque el gran protagonista fue el vino que se iba repartiendo entre los asistentes en recipientes clásicos como jarras de barro o botas, y los más de 2.000 botellines cortesía del Consejo Regulador DOP Jumilla.

Las carrozas se engalanaron con distintos motivos que reflejaban momentos, monumentos o expresiones típicas de Jumilla y su vendimia. Todas ellas quedaron expuestas desde primera hora de la mañana en el Paseo Poeta Lorenzo Guardiola. Las premiadas se conocerán el próximo sábado.