Los bodegueros de Jumilla defienden que pagan la uva a los productores «en función de la calidad»

Un momento de la reunión celebrada por los viticultores con las organizaciones agrarias, el lunes. / m. c. c.
Un momento de la reunión celebrada por los viticultores con las organizaciones agrarias, el lunes. / m. c. c.

Las organizaciones de agricultores critican que se tome como referencia el precio en Castilla-La Mancha, «que se dedica fundamentalmente al vino de mesa»

MARI CARMEN CAÑETE

Los ánimos están más que caldeados entre buena parte de los viticultores de la Denominación de Origen Protegida Jumilla. Así se puso de manifiesto en la última reunión mantenida entre productores y representantes de varias organizaciones agrarias, y con la presencia de distintos responsables políticos locales y regionales. La razón se viene repitiendo año tras año: los agricultores llegan a la vendimia, e incluso depositan la uva en la bodega, y muchos no conocen el precio que recibirán por su cosecha.

No solo eso. Es que las cifras que manejan las principales organizaciones agrarias -COAG, UPA y Asaja- para este año «son más bajas que las de la pasada campaña». Y con estos precios, en muchos casos, los viticultores no cubren «ni los costes de producción. No podemos más», lamentaba alguno de los afectados, que mostraba su indignación al considerar que «no se valora nuestro trabajo. Si la situación continúa así , nos vamos a ver abocados a arrancar las viñas y dedicarnos a otros cultivos».

Otros viticultores pusieron en tela de juicio el papel de los propios sindicatos agrarios que, según afirman, «realizan muchas reuniones y gestiones, pero al final no se logra una solución y no se consiguen mecanismos para alcanzar precios dignos y estables para la uva».

Los viticultores aspiran a mantener este año «el coste de la producción de la campaña anterior»

Algunos también dudaron de la defensa de la parte agraria que hace el Consejo Regulador de la Denominación de Origen. Incluso se llegó a plantear, como medida de protesta, no pagar la cuota a este organismo en la presente campaña, pero finalmente se votó y la propuesta no contó con el respaldo mayoritario de los presentes.

Cantidad sobre calidad

Las organizaciones agrarias denunciaron en la reunión que se tome para los vinos de Jumilla el precio de referencia de Castilla-La Mancha, donde prima la cantidad sobre la calidad debido a que ellos «se dedican fundamentalmente al vino de mesa». Creen las organizaciones que «es necesario aclarar qué tipos de uvas quieren las bodegas, y así no tener a los agricultores indignados». Aseguran que «se están metiendo uvas a bodegas sin contrato y eso es ilegal», y afirman que «la ley de la cadena alimentaria se queda coja porque no hay posibilidad de negociación colectiva».

Sin embargo, fuentes de la Asociación de Empresarios del Vino de la Región señalaron que, como asociación, «no podemos entrar a negociar ni fijar ningún precio de referencia de uva, ni de vinos, algo que conocen perfectamente las organizaciones agrarias». Las mismas fuentes añaden que tampoco es posible acordar precios dentro del marco de la Mesa del Vino, formada por las organizaciones agrarias, consejos reguladores, bodegas y cooperativas de toda la Región, «ya que es una práctica prohibida por la ley».

Asimismo, subrayan que «las uvas se pagan por diferentes calidades y variedades, además de encontrarnos en una vendimia en la que la producción va a superar mucho la de la campaña anterior».

Los responsables de la asociación han mantenido varias reuniones y conversaciones, tanto con la Consejería de Agricultura como con alguno de los sindicatos agrarios, para «estudiar y realizar un plan de trabajo serio y a lo largo de todo el año para trabajar de la mano e intentar solucionar toda la problemática del sector vitivinícola regional».

Por norma

Por su parte, Joaquín Hernández, gerente de Bodegas Cooperativas San Isidro, indicó que desde hace más de veinte años pagan las uvas «por la calidad». Si esto fuera una norma para todas las bodegas, opina, «se solucionaría la incertidumbre que se crea en cada campaña, porque cada agricultor conocería las normas establecidas». Hernández puntualizó que su bodega «realiza un seguimiento continuo durante todo el año de las parcelas, consiguiendo de esta forma que los viticultores produzcan las uvas que a la bodega le interesan. Así, pagamos entonces según la calidad obtenida, una vez que se conocen los resultados de todos los parámetros analizados». Según Hernández, «aunque siempre se quiere cobrar más, los socios están satisfechos, por lo que la problemática del precio de la uva que cada año se debate, a nosotros no nos afecta».

En la reunión, todos los sindicatos presentes coincidieron en señalar que se debe «trabajar en conjunto y unidos», implicando a todos los estamentos y administraciones. En este sentido, indicaron que este «no es un problema de los viticultores, sino de toda la comarca y de la Región de Murcia, ya que afecta a muchos sectores económicos». Los responsables de las organizaciones agrarias señalaron que «aquí sobra vino, pero no hemos logrado, como en otras zonas, adaptar la oferta a la demanda», y pidieron «valentía a las bodegas para que la Denominación de Origen y la monastrell se diferencien».

A estas alturas, pese a todo, la solución para este año se presenta «muy difícil». Según las tres organizaciones, «el objetivo para este momento es mantener los precios de la pasada campaña». Todos coinciden en que la situación es «complicada y compleja». Por ello, los responsables de los sindicatos agrarios mantuvieron una reunión con el consejero de Agricultura, Miguel Ángel del Amor, quien se comprometió a hacer «gestiones» para intentar «mejorar la situación», tanto con Asevin como con las bodegas. También anunció Del Amor la convocatoria de la Mesa del Vino nada más terminar la vendimia.

Asimismo, las organizaciones obtuvieron el compromiso de habilitar una partida del IMIDA para realizar un estudio de calidad y actualizar los costes, de manera que se establezca la base de referencia para los contratos en base a los costes de producción.

 

Fotos

Vídeos