«Ahora se podría intentar crear un sello de vino murciano»

Pascual Molina. / DOP Yecla
Pascual Molina. / DOP Yecla

Pascual Molina Presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida de vino de Yecla

GINÉS SORIANO FORTE

Ninguna denominación de origen (DO) española exporta una cuota de vino tan elevada como la de Yecla. El 92% de toda su producción acaba en los mercados extranjeros.

-¿Cómo han conseguido superar a todas las DO en el mercado exterior?

-Este éxito se ha logrado con mucho esfuerzo, con muchos años, no es solo un éxito de dos días. Se trata de seleccionar unos vinos de mucha calidad para introducirse en todos los mercados internacionales. Bastante antes de llegar la crisis ya estábamos en un porcentaje alto de exportación. Por eso, la crisis no se notó aquí tanto como en otros sitios.

-Tengo entendido que tenían muy complicado entrar en el mercado nacional, copado por DO muy conocidas y eso les movió a salir fuera.

-Sí, eso fue importante. Al salir fuera tenemos también una garantía de cobro, tenemos garantizado que vamos a recibir el pago por nuestro producto. Eso fue también lo que nos movió en parte a hacerlo. Pero ahora también estamos tratando de aumentar nuestro peso en el mercado nacional.

-¿Pasa por ahí parte de su estrategia ahora?

-Sí, claro. Estamos tratando de entrar en el mercado nacional, donde ahora tenemos una cuota de nada más que un 5% o un 6%. Estamos viendo cómo podemos crecer aquí.

-¿Qué están haciendo para conseguirlo?

-Se está intentando como se puede, pero sufrimos una competencia desleal. Para competir aquí, en España, hay que entrar con un precio muy bajo. Pero nuestra zona es de baja producción, por lo que nos basamos más en la calidad que en la cantidad. Aquí otros pueden vender más gracias a los precios, pero nosotros lo tenemos muy difícil.

-¿Debería crearse una única DO murciana agrupando a las tres actuales como algunos recomiendan?

-Si en su día lo llegan a hacer, hubiese sido una buena cosa. Estamos hablando de los años 60 y 70, cuando se constituyeron las primeras DO aquí. Aquel era el momento de haber hecho una sola, que hubiera tenido más fuerza porque Murcia tiene un nombre más conocido en el mundo, por ejemplo por su fuerza en frutas y hortalizas. Ahora ya somos conocidos en algunas zonas, pero no suena lo mismo que si llega a ser Murcia. En todo caso, esa unión es ahora más complicada. Jumilla, por poner el caso, produce buena parte de su DO en Castilla-La Mancha, y eso ya no depende de Murcia. Lo que ahora se podría intentar es una segunda, pero sin quitar las DO que hay.

-Se refiere a un segundo sello manteniendo las tres DO que hay ahora.

-Eso es, para aprovechar el nombre de Murcia.

-¿Qué relaciones mantienen ahora las tres?

-Son perfectas, estamos coordinados en todo momento. Tanto a nivel personal como profesional, estamos muy conectados. Con Pedro Lencina, el presidente del Consejo Regulador de la DO Jumilla, como con Francisco Carrasco, de Bullas, la relación es excelente. Luego se habla de la rivalidad entre los pueblos, pero no es cierto.

-La producción está bajando en España, como ocurre en Francia e Italia, los países líderes del sector, mientras sube en Argentina Australia y Sudáfrica. ¿Está cambiando el mapa productor mundial?

-Sí, sí, están creciendo, sin llegar tampoco a un nivel muy alto porque no tienen la producción de España, pero crecen. Antes se decía que cuando aquí faltaba el vino se traía de Argentina, donde era más barato, pero ahora hemos visto que ellos incluso lo venden más caro que nosotros. Allí no tienen límites de plantación, como sí tenemos nosotros, por lo que sufren menos cortapisas para crecer. Aquí Europa marca un máximo de crecimiento anual de plantaciones de un 1%. Se tiende al 0,5%. Todo esto para incorporar a jóvenes y demás. En España hay unas 900.000 hectáreas de viñas, por lo que cada año se pueden plantar 9.000 hectáreas nuevas que, al final, como resulta el 0,5%, se quedan en 4.500.

-¿Existen empresas locales que se van a producir a esos países con menos trabas?

-Posiblemente las haya, como también ocurre el caso de los que dejan de producir uvas en sus tierras para pasar a plantar almendros u olivos.

-¿Cuentan con el necesario apoyo de la Administración?

-Las cuotas de plantación las marca la UE. Con la Administración de aquí las relaciones son muy buenas

-¿Sienten el necesario apoyo de la Administración regional?

-La relación con la Administración es muy buena. Es una relación perfecta. La Administración regional tiene subvenciones para ferias, promoción y demás.

-¿Cómo ve el futuro?

-La problemática que se ve en nuestra zona es que no se produce una renovación. No entra gente joven. Estamos en una cuota de hectáreas muy baja. En nuestra DO hemos perdido en los últimos años muchas hectáreas. Los derechos de plantación no se venden, se transfieren, y hay quien puede optar a llevárselos a La Rioja para producir más, por ejemplo.

-¿Cómo va la campaña?

-La campaña pasada fue muy buena en precio, y esperemos que este año estemos por ahí. La producción se prevé mayor que la de la anterior. De calidad esta campaña se presenta excelente.

La Denominación de Origen protegida de Yecla, aprobada en los años 70, comercializa casi toda su producción fuera de España, en más de 40 países, principalmente en Dinamarca, Estados Unidos, Alemania, Canadá, Japón y China. El conjunto de sus nueve bodegas elabora cada año en torno a 9 millones de litros de vino a partir de las uvas de sus alrededor de 5.000 hectáreas amparadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos