Un informe de la UE constata la buena gestión del área protegida de Cabo de Palos

EP Murcia

La reserva marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas, gestionada por la Secretaría General de Pesca, figura entre las once áreas marinas protegidas en el Mediterráneo que fueron seleccionadas para estudiar su gobernanza en el marco de un proyecto de la Unión Europea (UE). Según explicaron fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se trata de la iniciativa 'FishMPABlue2', financiada por el Programa MED de los fondos Interreg de la UE.

Los resultados de los muestreos realizados por la Universidad de Murcia (UMU), en el marco de este proyecto, ponen de relieve que la biomasa de las principales especies indicadoras del estado de la reserva marina está «muy por encima de la observada en los otros casos de estudio». Del mismo modo, el volumen de capturas de pesca profesional es también «muy superior al que se obtiene en esos otros lugares».

Gestión pesquera idónea

Este espacio protegido, declarado reserva hace 23 años, reúne las condiciones para este estudio. Es necesario un periodo de tiempo lo suficientemente largo para poder valorar la evolución y los resultados de las medidas de gestión de una reserva marina. Así, el muestreo avaló la idoneidad de la gestión pesquera realizada hasta la fecha, que se concreta con la actualización del plan de gestión de la reserva marina llevada a cabo por la Secretaría General de Pesca en julio del pasado año.

Según se constata en el estudio, la opinión del sector pesquero profesional sobre la gestión pesquera y el control de la aplicación de la misma es también favorable. A la vista de los datos del propio proyecto, remarcaron las fuentes, la actuación del servicio de la reserva en ese campo está dando buenos resultados.

El Ministerio destacó también los resultados del Proyecto Pescares, promovido por la Secretaría General, que resalta el apartado específico de la gobernanza y de la implicación de los diferentes actores en la gestión de la reserva marina. Este supuso que los sectores de la pesca profesional y del buceo recreativo en la reserva alcanzó un acuerdo en el que el sector del buceo se compromete a someter previamente a acuerdo con el sector pesquero cualquier propuesta de regulación de esta actividad.

Fruto también de este proyecto son los criterios de buceo responsable en reservas marinas, y el código de buenas prácticas que permite realizar esta actividad de forma respetuosa.