Inés Madrigal espera que los testigos sean «suficientes» para condenar al doctor Vela

Inés Madrigal atendiendo a los medios a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid./EFE
Inés Madrigal atendiendo a los medios a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. / EFE

El acusado se enfrenta a 11 años de prisión por el presunto robo de la víctima en 1969, cuando era director del sanatorio San Ramón de Madrid

EFEMurcia

La víctima del primer caso del robo de un bebé en España que se juzga, Inés Madrigal, indicó que espera que las declaraciones de los últimos testigos en el juicio sean «suficientes» para que se haga «justicia» y se pueda condenar al menos a una persona, el doctor Eduardo Vela, por la compraventa de bebés.

Lo dijo antes de entrar a la Audiencia Provincial de Madrid, donde este martes se reanudó el juicio al doctor Vela, que se enfrenta a 11 años de prisión por el presunto robo de Inés Madrigal en 1969 cuando era director del sanatorio San Ramón de Madrid. El doctor Vela declaró el pasado 26 de junio en la primera jornada del juicio, que se iba a retomar al día siguiente pero se aplazó porque el acusado alegó «mareos» y «dolores».

Madrigal señaló que durante la vista del martes se realizará el visionado de una cámara oculta en la que Eduardo Vela, junto a su esposa, reconoce los hechos por los que se le acusa y, además, sostiene que siguió participando en el robo de recién nacidos en otros hospitales madrileños, una vez que cerró el sanatorio San Ramón. En dicha reproducción, según Madrigal, el acusado también afirma que habría «quince personas más» implicadas en aquella época en la compraventa de bebés.

Con esto, Madrigal recordó que su caso forma parte de «una trama nacional», ya que «España es el país donde más robos de bebés se han producido», e indicó que espera que el juicio quede finalmente visto para sentencia. Su abogado, Guillermo Peña Salsamendi, dijo que en la vista de este martes espera escuchar testimonios que no solo demuestren los hechos que se cometieron, sino la intencionalidad «que los acompañaron». Y añadió que esta causa «abrirá la puerta» a que lleguen otros casos de bebes robados a los tribunales.

A la entrada del juzgado, otras víctimas que buscan a sus familiares supuestamente sustraídos cuando eran recién nacidos también pidieron «justicia» tanto para ellos como para Madrigal, todo ello mientras sostenían una pancarta con el lema: «La Justicia nos ignora y la paciencia se acaba».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos