Cuando la ilusión se trunca en el segundo vuelo

Daniel Melero Ordóñez y Rosa María Almirón Otero. /
Daniel Melero Ordóñez y Rosa María Almirón Otero.

La alférez alumna Rosa Almirón, de la 73 promoción de la AGA, acababa de iniciar su aprendizaje

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Como a Antoine de Saint-Exupéry y a su 'Principito', el motor del avión se les paró ayer al comandante Daniel Melero, de 51 años, y a la alférez alumna Rosa Almirón, de 20 años. También se les detuvo el reloj para siempre en unos pocos segundos en el fondo del Mar Menor.

Para la alumna cordobesa, una de las pocas mujeres que elige la carrera de piloto militar, era el segundo vuelo en la Tamiz, aunque el avión de instrucción elemental cuenta con doble mando para que el instructor pueda corregir cualquier decisión errónea de un alumno. Pero poco pudo hacer al fallar el motor. Ni siquiera la larga experiencia del piloto gaditano pudo evitar el peor final, bajo las aguas del Mar Menor junto al que hace años decidió quedarse para siempre.

El comandante Melero había ingresado en la Academia General del Aire en 1994 como alumno de complemento, es decir, los que acceden al título de piloto militar con una formación previa, y se había convertido en un valor dentro de la base debido a su larga trayectoria y a las diferentes responsabilidades que había desempeñado dentro de la organización militar.

El comandante Melero había ingresado en 1994 y atesoraba una larga trayectoria con diferentes responsabilidades

Fue jefe del escuadrón de alumnos y, actualmente, ocupaba la jefatura de la Escuela Elemental. «Tenía mucha experiencia y era muy querido», señala el piloto Rubén Pérez, exinstructor y compañero de Melero. El militar gaditano se hacía querer por su carácter cercano e incluso socarrón. «No era el profesor duro y distante, al revés, los alumnos le tenían cariño y confianza porque era muy cercano», comenta un compañero de la AGA.

Estuvo destinado varios años en la base de Alcantarilla, pero fue en La Ribera donde echó raíces. El pasado fin de semana algunos vecinos lo vieron ayudando a quitar barro de las recientes inundaciones. Sus compañeros recuerdan que tuvo una excelente carrera militar, por lo que ascendió de forma rápida a comandante, que exige de una evaluación rigurosa de méritos y conocimientos. Era conocido por su pasión por los aviones, especialmente por la Tamiz, con la que tristemente encontró su final. Melero había estado unos años destinado en Chile impartiendo clases de vuelo con este avión de fabricación chilena, aunque sus numerosos defectos obligaron a transformarlo casi por completo en España.

Impacto emocional

La pérdida del instructor y la alumna ha sorprendido al personal de la AGA con la fuerza baja tras el reciente accidente del comandante Marín, hace solo 23 días. El mismo equipo de rescate y los mismos compañeros de los desaparecidos se tuvieron que ocupar ayer de la evacuación de los fallecidos, por segunda vez en un mes. «Será un curso difícil», comentaba ayer un oficial de la AGA. «Esta no es una base militar cualquiera, donde los pilotos tienen presente que subirse a un avión entraña un riesgo, sino que tenemos a cientos de alumnos que tienen su referencia en los profesores y están aún creando su propia seguridad», contaba un compañero del fallecido.

Los militares consultados coinciden en que este curso, marcado por los dos accidentes aéreos, requerirá que los profesores echen mano de lo que los psicólogos llaman resiliencia para levantar el ánimo entre los aspirantes a piloto.

«Está en los manuales y en los libros de historia militar, que cuando ha ocurrido un accidente, el coronel ha ordenado que se reanuden cuanto antes los vuelos para evitar el vacío que acrecienta el temor», explicaba ayer un oficial del Ejército del Aire. El Ayuntamiento ha declarado un día de luto oficial por la pérdida de los dos tripulantes de la Tamiz. Por su parte, la AGA reanudará mañana su actividad habitual aunque comenzarán los preparativos para la celebración del funeral, al margen del inicio del trabajo de la Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos.