Dos hombres tendrán que indemnizarse por las lesiones sufridas tras una pelea en una cacería

El TSJ anula en otra sentencia el despido de un trabajador por falta de pruebas ante un uso indebido de la tarjeta de gasóleo de la empresa

EFEMURCIA.

La Audiencia Provincial de Murcia ha confirmado la sentencia que condenó a dos hombres que se agredieron mutuamente cuando uno de ellos recriminó al otro su forma de cazar perdices durante una jornada cinegética en el paraje jumillano de Los Calderones.

La sentencia del Juzgado de Instrucción local número 2 declaró probado en febrero de 2018 que en la mañana del 12 de octubre de 2016 hubo un primer episodio de insultos cruzados, pero dos horas más tarde, al encontrarse de nuevo, uno pidió explicaciones al que le había criticado y lo amenazó con partirle el cuello, tras que se inició una pelea en la que se usó un garrote.

Uno de los individuos sufrió lesiones de las que tardó en curar cuatro días y otro sanó de las suyas a los 30. La Audiencia desestima el recurso que presentó el condenado por un delito leve de lesiones al pago de una multa de 180 euros.

Confirma la sentencia, que le impuso al segundo una de 270 y a ambos la obligación de indemnizarse mutuamente por las heridas que sufrieron, informó la Audiencia.

Desestimación

Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de la Región (TSJRM) ha desestimado por falta de pruebas el recurso de una empresa de limpieza contra la sentencia de un juzgado que declaró improcedente el despido de un trabajador al que acusó de un uso indebido de la tarjeta de carburante de la firma. La sentencia de la Sala de lo Social confirma así la resolución recurrida, que además condenó a la demandada a readmitirlo o indemnizarlo con 13.500 euros.

En la carta de despido, la empresa le atribuyó haber usado la tarjeta incluso cuando estuvo de baja laboral y lo acusó de consumo excesivo de carburante, casi cuatro litros más que la media de sus compañeros, y de falsificación de documentos teóricamente firmados por los clientes de las empresas en las que había estado trabajando. Pero el TSJ coincide con el juzgado en que esas infracciones no quedaron probadas en la vista oral y el ponente señala sobre uno de los puntos que la tarjeta quedaba en la guantera del coche cuando el trabajador acababa su jornada, por lo que se desconoce quién pudo usarla cuando estuvo de baja. Por otro lado, el tribunal no accede a incluir en la sentencia referencia a una sanción previa por abuso del móvil de la empresa para llamar incluso al extranjero con personas ajenas.