Guiño de ojos a la clientela nacional para esquivar el 'Brexit'

Una turista, en el aeródromo de Corvera. / vicente vicéns / AGM
Una turista, en el aeródromo de Corvera. / vicente vicéns / AGM

Los hoteleros de la costa confían en el AVE y el nuevo aeropuerto para aumentar los visitantes españoles

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

Ante el 'Brexit', 'keep calm' ('mantenga la calma'). Los hoteleros de la Costa Cálida han asumido el famoso lema británico para afrontar los posibles efectos adversos que la salida de Reino Unido de la UE pueda acarrear en el turismo inglés que llega a la Región. «Tenemos que ampliar nuestro punto de mira», señala Soledad Díaz, presidenta de la Asociación de Empresarios de Alojamientos Turísticos de la Costa Cálida (Hostetur). «Hay otros mercados donde fomentar la imagen de la costa murciana. Tenemos un intenso trabajo por hacer», indica la portavoz, que, sin embargo, reconoce que los hoteleros «tenemos las alertas encendidas no solo ante el 'Brexit', sino también por la propia economía o ante las próximas elecciones».

En el sector de los alojamientos turísticos apuestan por abrir vías de llegada directas a la Región, para lo que ven imprescindibles tanto el AVE como nuevas conexiones aéreas en la línea del vuelo Corvera-Asturias programado por la compañía Volotea a partir del próximo mayo. Sobre previsiones del año turístico, Díaz no ve «ni una explosión de bonanza ni un retraimiento».

En el turismo familiar nacional y europeo confía también el Grupo Roc, que registró en el resucitado hotel Doblemar nada menos que 14.000 pernoctaciones en los nueve meses de 2018 que se mantuvo abierto -de febrero a noviembre-. Unas previsiones que espera superar para 2019 basándose en «la promoción que la Comunidad Autónoma realiza en el exterior, lo cual no significa que no haya que mejorar», explica Inocencio García, director de Relaciones Institucionales del Grupo Roc Hotels en la Región. A él le despierta además confianza «el repunte económico y el aumento del nivel de empleo». Y sus argumentos se traducen en inversiones: el grupo balear compró y remozó el 'gigante' hotelero de La Manga hace año y medio, y ya ve cumplidas sus expectativas. «De las 508 habitaciones del hotel teníamos abiertas 450, pero este año vamos a abrir el cien por cien», afirma el portavoz del grupo, que cuenta con más de 6.100 habitaciones por toda España. Según cuenta, han logrado ya fidelizar a los turistas franceses que descansan en la orilla del Mar Menor durante diez o quince días. «Se hizo una primera prueba y este año repiten encantados», afirma.

Los empresarios se fijan en los mercados alemán y sueco para elevar la ocupación en temporada baja

«Creemos en La Manga y en el valor de la Región de Murcia», destaca García, quien adelanta nuevas pruebas de sus previsiones positivas para los próximos años. Acaban de invertir 1,2 millones de euros en ampliar y renovar las salas del hotel y en reubicar una recepción de 500 metros cuadrados. Y más confianza: «Estudiamos nuevas inversiones en hoteles y servicios en la Región con proyectos en el Mar Menor y en otras zonas», afirma el portavoz del Grupo Roc, que ha enfocado sus miras en «generar servicios para nuestros clientes». «Ya somos dueños del 70% de unas galerías comerciales y para 2020 tendremos un centro de convenciones en el Mar Menor con capacidad para 600 personas».

Mar Menor cristalino

El mercado alemán y el sueco son dos de las dianas que se ha marcado el hotel Mosaic, el cuatro estrellas situado en el centro urbano de Los Alcázares, reabierto tras una amplia reforma. «Hay que llegar a ellos y ofrecerles paquetes de viaje, porque en ningún otro sitio disfrutan durante febrero de 25 grados como tenemos estos días en el Mar Menor», explica su director, Luis Montabés.

Las óptimas cifras de ocupación en temporada baja -tienen el 95% del hotel lleno en las próximas tres semanas- le dibujan unas previsiones favorables: «Este va a ser el mejor de los últimos siete años», asegura. Montabés se basa en que «recibiremos el turismo que evitará ir a los países mediterráneos con problemas, pero sobre todo ha vuelto el agua cristalina y el caballito de mar al Mar Menor». La confianza del hotelero en la costa de la laguna se ha traducido en la reciente inversión para poner a punto el establecimiento de 84 habitaciones, con restaurante, bar y terraza, a los que se añadirá un chiringuito playero.

No teme especialmente al 'Brexit' porque «los ingleses seguirán viniendo, además de los que se jubilen y vengan». La 'british-dependencia' que padece el sector turístico de la Región la atribuye a «que ha habido enlaces aéreos nacionales». «Nuestro cliente actualmente es sobre todo nacional, pero también familias extranjeras», afirma.

 

Fotos

Vídeos