La Guardia Civil busca al dueño de unas chanclas que olvidó tras robar en una casa

Las chanclas que el ladrón perdió en la casa de Alberto Nieto. /lv
Las chanclas que el ladrón perdió en la casa de Alberto Nieto. / lv

El propietario dela vivienda sube la fotografía a las redes sociales para quele ayuden a encontraral asaltante

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

«Al anochecer se despidió Cenicienta. El hijo del Rey quiso acompañarla; pero ella se escapó con tanta rapidez que su admirador no pudo darle alcance». Así describían los hermanos Grimm la huida de aquella célebre muchacha del popular cuento. Y algo similar sucedió hace apenas unos días en el hogar de Alberto Nieto, en Sangonera la Verde. También era de noche. Y también alguien salió a toda prisa de la vivienda tras asaltarla. Pero en esta ocasión no perdió una zapatilla de oro. El oro ya lo acarreaba en forma de pulseras y colgantes. Y mucho se cuidó de no perder ni una pieza. Lo que perdió fueron unas chanclas un tanto roñosas.

El resto de la historia guarda semejanzas con el popular cuento. Alberto, al regresar a su casa, descubrió que alguien acababa de huir del interior. Aunque no logró ver quién era. El ladrón, quizá alertado por la presencia del propietario, se dio a la fuga y, como asegura el joven, «lo hizo descalzo, igual para que no lo oyera». O para moverse con mayor agilidad tras cometer el robo.

Alberto, indignado, subió entonces a las redes una curiosa petición de ayuda, que incluía la fotografía de las chanclas. En ella aclaraba que los hechos ocurrieron entre las 20.30 y las 21 horas de la noche y el caco, al parecer aprovechando que la esposa del joven acababa de salir de la vivienda unos instantes antes, se decidió a asaltarlo. Pero no esperaba que Alberto regresara, quien solicitó en la Red ayuda de cualquiera que hubiera visto «a un individuo andar descalzo por alguna calle colindante o cercana a mi casa». Y añadía: «Si alguien sabe de quién son, agradecería que me dieran su alias». Las reacciones no se hicieron de esperar.

La Benemérita, que se hizo cargo de las playeras, ya ha detenido a dos sospechosos

Aparte de quienes le manifestaron su apoyo, otros muchos le aportaron la descripción física del presunto ladrón. Entretanto, denunciados los hechos ante la Guardia Civil, los agentes se llevaron como prueba las playeras y ahora investigan quién es su propietario. De momento, ya han detenido a dos sospechosos aunque, como aseguran fuentes próximas al caso, «resulta complicado determinar que las chanclas sean de alguno de ellos».

Quienes entraron en la casa de Alberto, desde luego, no perdieron el tiempo. El joven comprobó que le habían sustraído unos relojes, algunas pulseras de su mujer y varias cadenas de oro. Además, también echó en falta una pequeña cantidad de dinero, pues anda estos días reformando el inmueble.

La Guardia Civil continúa sus pesquisas para localizar a tan despistado amigo de lo ajeno. Como también lo hizo el príncipe del cuento, quien advirtió a sus súbditos de que ««mi esposa será aquella cuyo pie se ajuste a este zapato». Aunque en esta ocasión, aquel cuyo pie se ajuste a las chanclas roñosas tendrá que dar algunas explicaciones a la Justicia.

 

Fotos

Vídeos