Golpe a una red de narcos gallegos que introducía alijos por la costa murciana

Agentes de Policía Nacional y Aduanas en el registro del yate en el que se halló el alijo de droga. / cnp
Agentes de Policía Nacional y Aduanas en el registro del yate en el que se halló el alijo de droga. / cnp

El yate localizado con casi una tonelada de hachís frente a Cabo de Palos había sido modificado para albergar 16.000 litros de combustible

LA VERDAD MURCIA.

El golpe contra el narcotráfico que la Policía Nacional y la Agencia Tributaria propinaron la pasada semana, con la incautación de cerca de una tonelada de hachís en un yate frente a la costa de Cartagena -y que fue adelantado por 'La Verdad'-, ha acabado desencadenando una macroperación con hasta nueve detenidos. Según informaron fuentes policiales, a la detención inicial de dos gallegos que viajaban en la embarcación se ha sumado en los últimos días el arresto de otros siete presuntos miembros de esta organización de 'narcos' gallegos, que utilizaba la costa levantina para introducir grandes alijos.

A los sospechosos se les bloquearon las cuentas bancarias y se les intervinieron cuatro embarcaciones. Una de ellas, explicaron las fuentes, era un yate de 18 metros, que estaba varado en San Pedro del Pinatar. Este había sido modificado con depósitos auxiliares para albergar hasta 16.000 litros de combustible, lo que elevaba su autonomía.

Fue el pasado mayo cuando los agentes comenzaron a seguirle los pasos a esta organización gallega que, sin embargo, contaba con una amplia infraestructura en la zona de Alicante y Murcia. Al frente de la red se encontraban presuntamente dos gallegos que, a distancia, se hicieron con el yate y con otras dos embarcaciones más pequeñas que, explicaron las fuentes, se usaban para realizar transbordos de la embarcación nodriza y poder así descargar la droga en la costa.

A la detención inicial de dos pilotos, se suma el arresto de otros presuntos miembros de la banda en San Pedro del Pinatar, Cartagena y Alcantarilla

Los agentes constataron recientemente que los dos presuntos líderes de la banda se desplazaban desde la localidad gallega de Cambados hasta Murcia para coordinar el traslado de este importante alijo. En ese momento, explicaron las fuentes, fue cuando el yate se modificó y se le incorporaron los depósitos extra de combustible. Hasta tierras murcianas se desplazaron, además, dos pilotos gallegos -los primeros detenidos- para realizar algunas pruebas con la nave modificada. Tras comprobar que todo estaba en su sitio, ambos partieron hacia las costas africanas donde, al parecer, recogieron esos fardos con hasta 980 kilos de hachís. Lo hicieron a una velocidad anormalmente reducida con la intención de no llamar la atención de las embarcaciones policiales.

Los últimos coletazos

Ya en su regreso, los pilotos se vieron sorprendidos por agentes de Aduanas y del Cuerpo Nacional de Policía, que interceptaron el yate a unas 167 millas al este de Cabo de Palos, cuando navegaba por aguas internacionales. Tras el abordaje y el arresto de los dos pilotos, la operación siguió su curso y se detuvo a otros siete presuntos miembros del grupo: cuatro en San Pedro del Pinatar, Cartagena y Alcantarilla, dos en los municipios pontevedreses de Vilanova de Arousa y Cambados y otro en el municipio almeriense de Adra.