El gasto sanitario sigue creciendo y supera ya los 2.200 millones de euros

Una sanitaria prepara, ayer, la camilla para un paciente en un acelerador lineal de La Arrixaca. / e. martínez bueso
Una sanitaria prepara, ayer, la camilla para un paciente en un acelerador lineal de La Arrixaca. / e. martínez bueso

El SMS sobrepasó el año pasado en 376 millones el presupuesto asignado por la Comunidad

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

El gasto sanitario sigue creciendo en la Región empujado por el alto coste de los nuevos tratamientos y por la recuperación de algunas partidas, como la de personal, tras los años de recortes. En 2018, la Comunidad destinó 2.202 millones de euros al sostenimiento de la sanidad pública regional, lo que supone un 2,3% más que en el ejercicio anterior. De nuevo, queda en evidencia el déficit financiero del Servicio Murciano de Salud (SMS), dado que el coste real superó en 376 millones la cantidad consignada en los Presupuestos. Las inyecciones estatales a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) siguen siendo un balón de oxígeno que permiten de momento salvar el agujero, evitando el colapso en los pagos a proveedores que se produjo durante los años más duros de la recesión económica.

El SMS cuenta con casi 20.000 trabajadores, lo que explica que el pago de las nóminas suponga prácticamente la mitad del gasto. En concreto, 1.091 millones, según datos facilitados por la Consejería de Salud. El abono de pagas extra pendientes desde los recortes, un incremento salarial a los funcionarios del 1,5% y la incorporación de más de 4.000 empleados a la carrera profesional tras años de bloqueo llevó a un aumento de un 2,2% (23 millones de euros) en este capítulo en 2018.

En cifras

2,3%
es el incremento del gasto total del Servicio Murciano de Salud (SMS) el año pasado
2,2%
es el incremento del gasto en el capítulo de personal en el SMS el año pasado
-12,8%
es el descenso de las cantidades destinadas a inversiones en el SMS el año pasado
8,2%
es el incremento del gasto en productos farmacéuticos hospitalarios el año pasado

Todo esto después de que los ajustes afectasen de lleno a los trabajadores del SMS durante la crisis, tanto por los recortes salariales como por la disminución de la plantilla. Entre 2010 y 2014, los profesionales de la sanidad pública sufrieron un ajuste de 93,6 millones de euros, con una caída del 9% en este capítulo. Desde entonces, las partidas se han recuperado, con un aumento de 122 millones entre 2014 y 2018.

Pero donde realmente se concentra, en términos proporcionales, el aumento del gasto sanitario, es en los nuevos tratamientos oncológicos y de enfermedades crónicas. Los productos farmacéuticos hospitalarios han pasado de suponer un coste de 141 millones en 2010 a 216 en 2018, lo que representa un incremento del 53%.

En contraste con esta subida, el desembolso en receta farmacéutica ha descendido en este periodo un 15%, debido sobre todo a la reforma del copago implantada en 2012 por la entonces ministra de Sanidad, Ana Mato. Desde entonces, los pensionistas tienen que abonar una parte del coste de sus medicamentos y, además, Murcia es la única comunidad en la que estos pacientes siguen 'copagando' una vez llegan al tope máximo de 8 o 18 euros mensuales, fijado en función de su nivel de renta.

En los últimos años, sin embargo, el efecto del nuevo sistema de copago parece haberse diluido, y la factura farmacéutica vuelve a crecer, aunque sin llegar todavía a los niveles previos a la reforma de Mato.

Menos a conciertos

También se mantiene estable o incluso a la baja la partida destinada a conciertos. Durante la crisis, la Intervención de la Comunidad instó al SMS a revisar precios y contratos, y a regularizar algunas derivaciones mediante procesos de adjudicación. Entre 2010 y 2013, el gasto en conciertos cayó, aunque después se recuperó. En 2018 se destinaron 145 millones a pagar a las clínicas privadas por la atención a pacientes de la sanidad pública. Es un 0,8% menos que el año anterior y un 6,3% menos que en 2010. El director gerente del SMS, Asensio López, ha mostrado en repetidas ocasiones su voluntad de reducir las derivaciones a conciertos lo máximo posible, y confía, por tanto, en que el gasto en esta partida vaya disminuyendo progresivamente en los próximos años.

Lo que también desciende, y de manera además llamativa, es el dinero destinado a inversiones en centros de salud, consultorios y hospitales. El año pasado apenas se desembolsaron 27,5 millones de euros en este capítulo, un 12,8% menos que en el ejercicio anterior y un 16% menos que en 2010. Ni siquiera la salida de la crisis ha supuesto un impulso de las inversiones. Más bien al contrario, la caída es especialmente pronunciada entre 2014 y 2018.

Inversiones a la espera

El nuevo pabellón oncohematológico del Morales Meseguer es una de las principales inversiones ejecutadas el año pasado. Sin embargo, siguen esperando, en algunos casos más de una década, centros de salud como el de Santiago y Zaraíche, en el área de salud VI, así como los centros de alta resolución de Murcia, Jumilla y Águilas. Fuentes del SMS aseguran que en los próximos años se desatascarán estos y otros proyectos con un plan de inversiones dotado de 40 millones anuales. Estas fuentes recuerdan que la partida ya se ha incrementado en 2019, con 35 millones.

Los datos facilitados por el SMS permiten analizar la evolución de las grandes partidas del gasto sanitario en 2018, pero las cuentas anuales del ejercicio todavía no están colgadas en la página web del portal de la transparencia de la Comunidad Autónoma, donde solo se pueden consultar las de 2017 y anteriores.

A falta de conocer la letra pequeña, las grandes cifras arrojan conclusiones similares a años anteriores, con tendencias claras como el fuerte incremento de los costes en farmacia hospitalaria.

Tribunal de Cuentas

En su último informe sobre los gastos de la Comunidad Autónoma, conocido a principios de año, el Tribunal de Cuentas volvió a insistir, como ya ha hecho en sucesivos dictámenes, en el «elevado» volumen de déficit acumulado en el Servicio Murciano de Salud, y advirtió de la necesidad de que «se revisen y adopten las medidas estructurales oportunas que permitan continuar con una prestación satisfactoria de los servicios sanitarios».

El Tribunal de Cuentas considera «insostenible» a largo plazo la situación financiera del Servicio Murciano de Salud. Las dificultades de sostenibilidad del sistema sanitario afectan a todas las comunidades autónomas, pero especialmente a aquellas que, como la Región de Murcia, sufren un déficit de financiación por parte del Estado. El problema se arrastra desde las transferencias.

Más