«La furgoneta iba 'flechá' y se llevó a mi marido por delante»

La mujer del atropellado en San Javier asegura que no hubo discusión con el conductor y que este iba a «matar» a su pareja

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Todos están en paro desde hace años, tienen un techo porque han ocupado una vivienda y subsisten gracias a la comida que les da Cáritas y a las ayudas de los Servicios sociales del Ayuntamiento. Cuando parecía que las vidas de este clan ya habían tocado fondo, un conductor les recordó que todo puede empeorar atropellando al cabeza de familia. «Mi marido está muy grave», explicó ayer la mujer de Abundio, el vecino de San Javier a quien el pasado domingo una furgoneta Mercedes mandó a la UCI de Los Arcos. Ahora no sabe cómo saldrán adelante ella y su hija, de 18 años. «El único que aportaba dinero en la casa es mi marido y mira cómo está ahora».

Abundio, de 36 años, trabajaba como albañil antes de que la crisis le convirtiese en un parado de larga duración. «Llevaba cinco años sin empleo y a veces trabajaba de jornalero en el campo para sacarse algo». Ese era el único dinero que entraba en la casa que han ocupado, que carece de luz y agua. «Yo también estoy en paro; antes me dedicaba a cuidar a alguna mujer mayor y a limpiar casas», expone, con la esperanza de que alguien la contrate para capear la difícil situación de la familia. «Mi niña tampoco encuentra trabajo». Madre e hija admiten que desde el domingo no han vuelto a pasar por la calle Valle Inclán, en la que el cabeza de familia fue atropellado. «Tenemos un miedo terrible porque el conductor nos vio».

Ambas presenciaron cómo se produjo el atropello de Abundio A.H. en el barrio de Torres Blancas, y ya han prestado declaración ante Policía Local y Guardia Civil. «Salíamos de casa de mi cuñada y nos dirigíamos a nuestro piso», relata la mujer a 'La Verdad'. «Íbamos a cruzar la calle». Nada más poner un pie sobre el asfalto se produjo la tragedia. «La furgoneta iba 'flechá' y se llevó a mi marido por delante. Le dio con el retrovisor en la clavícula».

La víctima sigue en la UCI con quemaduras en la cara y costillas rotas

La mujer achaca este golpe a que había algún coche estacionado en la calle Valle Inclán, que es de único sentido, y eso pudo propiciar que «no viese» a Abundio. «Ese hombre debía ir 'endrogado' y borracho para hacer lo que hizo. Volvió marcha atrás para matar a un hombre delante de su mujer y de su hija». De hecho, fuentes de la investigación confirman que el furgón, tras el primer impacto, retrocedió y pasó por encima de la víctima hasta en tres ocasiones, dejándole marcadas las ruedas por todo el cuerpo. «Si nos llegamos a meter en la carretera a rescatarlo nos habría matado a nosotras». De manera que madre e hija presenciaron con impotencia el atropello. «Llorábamos y le chillábamos: '¡Lo has matado!'».

Las mujeres declararon que el conductor sospechoso es un hombre corpulento, de entre 40 y 45 años. El vehículo que tratan de localizar Policía Local y Benemérita es una furgoneta blanca Mercedes, de grandes dimensiones, con matrícula extranjera (color amarilla) y con el volante a la derecha.

Restos de neumáticos

«No pudimos anotar el número de placa porque huyó a toda velocidad». Madre e hija explicaron a los investigadores que el vehículo dejó marcas de neumáticos en la citada calle, que está limitada a 50 kilómetros por hora. «¡Iba a ochenta!». Tales huellas podrían ayudar a dar con el paradero de la Mercedes y su conductor, así como el visionado de cámaras de vigilancia de negocios de la zona.

Abundio cuenta con antecedentes, pero su mujer defiende que el suceso no está relacionado con algún asunto turbio. «No hay ningún ajuste de cuentas. Y mi marido no insultó ni tiró nada al conductor cuando le dio con el retrovisor». Esta mujer afirma desconocer el motivo de lo sucedido. Solo sufre el resultado del atropello. «Mi esposo está en la UCI con quemaduras de tubo escape por la cara y el brazo, con costillas rotas, el pulmón perforado y lesiones en el bazo».

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos