Los funcionarios de Prisiones llevan su indignación a la Gran Vía