Las tormentas barren el Altiplano y el Noroeste e inundan calles y comercios

Una calle de Jumilla, anegada este martes por la lluvia./Siete Días Jumilla
Una calle de Jumilla, anegada este martes por la lluvia. / Siete Días Jumilla

Las intensas lluvias, que descargaron más de 40 litros, provocan cortesde carreteras, colapsanla red de alcantarilladoy desbordan ramblas

GUSTAVO LÓPEZ y RAÚL HERNÁNDEZJumilla

Las tormentas barrieron ayer por la tarde las comarcas del Noroeste y el Altiplano de la Región dejando numerosas incidencias debido a la gran cantidad de agua que descargaron en poco tiempo. En Jumilla, el frente procedente de la provincia de Alicante, acompañado de abundante aparato eléctrico, dejó sobre el casco urbano 45 litros por metro cuadrado entre las 17.15 y las 18 horas. Las precipitaciones estuvieron acompañadas inicialmente por granizo y, más tarde, por fuertes rachas de viento. En los alrededores del casco urbano, las lluvias fueron menos intensas. Además, un rayo inició un conato de incendio en la Sierra de Sopalmo. Aunque Emergencias acordó el envío de un helicóptero y agentes forestales a la zona, finalmente quedó en preaviso, ya que las llamas fueron sofocadas por la propia lluvia. Esta misma circunstancia se produjo en la rambla de la Raja, también en Jumilla, y el paraje de la Zarza, en Abanilla. En Fortuna, las precipitaciones ocasionaron la caída de piedras en la carretera RM-422, junto al paraje del Cortado de las Peñas.

El Centro de Coordinación de Emergencias 112 recibió numerosas llamadas desde Jumilla por achiques en comercios, bajos, sótanos y cocheras, principalmente en la avenida Reyes Católicos. La intensa lluvia provocó avenidas que anegaron calles y arrastraron elementos del mobiliario urbano. El torrente ocasionó el corte de la carretera N-344 en el kilómetro 51 en ambos sentidos debido a la gran cantidad de agua que se acumuló.

Sigue la alerta

En el Noroeste, las precipitaciones comenzaron sobre las siete de la tarde y se llegaron a acumular hasta 40 litros en el centro de Caravaca de la Cruz. En la carretera de la pedanía de Barranda se produjo un desprendimiento de piedras, lo que hizo muy difícil el tránsito de vehículos. La avenida de los Árboles, en la entrada a la Ciudad de la Cruz, tuvo que ser cortada ya que las tapas de alcantarillado saltaron por la acumulación de agua.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene para hoy el aviso de nivel amarillo en el Noroeste, y advierte de que las precipitaciones podrían ser de hasta 25 litros por metro cuadrado en una hora.