Franco escenifica su apoyo a los derechos LGTB sin adquirir compromisos concretos

Representantes de No Te Prives, Asafagalem y Chrysallis, ayer con Isabel Franco, en la Consejería. / alfonso durán / agm
Representantes de No Te Prives, Asafagalem y Chrysallis, ayer con Isabel Franco, en la Consejería. / alfonso durán / agm

La vicepresidenta promete de forma genérica desarrollar la Ley de Igualdad, pero no confirma si se presupuestará en 2020

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Isabel Franco lanzó toda una declaración de intenciones la semana pasada al incluir los derechos de gais, lesbianas, transexuales y bisexuales en la propia denominación de la consejería que encabeza: Mujer, Igualdad, LGTBi, Familias y Política Social. Ayer, volvió a escenificar esta apuesta al reunirse, cuando apenas lleva siete días en el cargo, con representantes de las principales asociaciones del colectivo.

Isabel Franco les prometió desarrollar la Ley de Igualdad LGTB y abrir «un canal de diálogo permanente». No hubo, sin embargo, compromisos concretos sobre los aspectos de la norma que llevan sin desarrollarse desde su aprobación en 2016, como la creación de un Observatorio contra la LGTBifobia o la elaboración de protocolos que garanticen los derechos de las personas trans -especialmente los menores- en el sistema de salud. La consejera aseguró que trabajará «mano a mano» con las asociaciones y defendió la aplicación de «políticas transversales». «Vamos a trabajar con ellos (el colectivo LGTB) para hacerlo todo de manera coordinada», subrayó.

Las asociaciones reclaman que la ley se dote de presupuesto para su aplicación, después de tres años prácticamente en blanco. Preguntada al respecto, Franco no confirmó si habrá partida en las cuentas del próximo ejercicio. Aseguró que «es pronto para decirlo», aunque añadió que «se está trabajando en ello, y de ahí la urgencia de esta reunión».

Una norma incumplida

Al encuentro acudieron No Te Prives, Asfagalem, que agrupa a las familias LGTBi, y Chrysallis (familias de menores trans). Las asociaciones pusieron sobre la mesa sus principales reivindicaciones. Se han dado algunos pasos en la elaboración de protocolos en Educación para garantizar los derechos de los escolares trans, pero su aplicación depende en la práctica «de la buena voluntad de la dirección de los centros», lamentó Ana Franco, presidenta de Chrysallis. La lucha contra la homofobia y el 'bullying' en las aulas es otra de las grandes líneas prioritarias. En los últimos años, asociaciones como No Te Prives han impartido charlas de concienciación en los colegios. Ahora, Vox señala estos talleres como un ejercicio de adoctrinamiento.

La presidenta de Asfagalem, Adelaida Campillo, que es maestra de Primaria, acusó ayer a esta formación de manipular a la opinión pública. «Las charlas se aprueban en los consejos escolares, y los padres tienen información de las actividades», subrayó.

En el pacto de investidura asumido por Ciudadanos y PP se habla también de eliminar subvenciones a «chiringuitos ideológicos», un término con el que Vox apunta a las asociaciones feministas y LGTB. «Tenemos el mismo derecho que cualquier otra asociación a recibir ayudas, pero el caso es que no tenemos ninguna», explicó Campillo. Tampoco Chrysallis cuenta con subvención alguna de la Comunidad.

A la salida del encuentro con Isabel Franco, la presidenta de Asfagalem se mostró satisfecha. «La sensación es buena. Nos han prometido que contarán con nosotros para las decisiones que tomen», explicó.

«Que no quede en un nombre y haya contenido»

Jesús Costa, presidente de No Te Prives, se congratuló de que la Consejería haya incluido los derechos LGTB en su propia denominación, pero pidió que «no quede en un nombre y se llene de contenido». El colectivo LGTB ha estado en el centro de las negociaciones para la formación del Gobierno regional, con las constantes reclamaciones de Vox para dejar sin efecto la Ley de Igualdad, aprobada por unanimidad en la Asamblea. Jesús Costa advirtió de que la oposición de los ultraconservadores a cualquier avance en las políticas LGTB durante esta legislatura será constante porque sus cuatro diputados en la Asamblea «mandan romana», y preguntó a Isabel Franco por la postura de la Consejería ante esa disyuntiva. La vicepresidenta mostró su «respeto por la posición de todos los partidos, como no puede ser de otra manera».