«La filosofía no es un saber obsoleto; está presente en todas las épocas»

Antonio Hidalgo./Javier Carrión / AGM
Antonio Hidalgo. / Javier Carrión / AGM

Antonio Hidalgo. Presidente de la Sociedad de Filosofía

MINERVA PIÑERO

Desde que descubrió la filosofía con 18 años, Antonio Hidalgo no se ha separado ni de las clásicas lecturas de Kant, ni de las reflexiones contemporáneas de pensadoras como Martha Nussbaum. Presidente la Sociedad de Filosofía de la Región, entidad creada en 1995, el joven profesor de esta disciplina presentará a sus alumnos a la V Olimpiada Filosófica, evento en el que numerosos centros murcianos se enfrentarán el 15 de febrero. Los ganadores del encuentro viajarán en mayo a Extremadura para competir contra otras comunidades en la final.

-Platón explicaba el 'Mito de la caverna', y Tomás de Aquino la existencia de Dios. ¿Cuáles son los grandes temas de este siglo?

-El primero, la cuestión ecológica, el gran desafío al que se enfrenta la humanidad, un horizonte negativo y peligroso. El segundo, el significado del concepto de democracia, la forma de articular el sistema político tanto en España, como en el resto del mundo.

-¿Y los que inquietan a sus alumnos de bachillerato?

-El transhumanismo; todo lo relacionado con la inteligencia artificial, con la edición genética y la robotización del trabajo, y, por otra parte, los derechos de los animales y la política. Especialmente, la actual situación catalana.

-La Olimpiada gira entorno a los términos 'revolución' y 'utopía'. ¿Por qué?

-Creo que son reflexiones de la época, pero ambos han sido fijados por la comisión de la Red Española de Filosofía. Puede que sea porque se cumplen cien años de la Revolución rusa, y por la necesidad de crear un nuevo orden ante la situación en la que nos encontramos.

-¿Serán pruebas escritas?

-Algunas. El concurso se divide en cuatro modalidades: disertación filosófica, dilemas morales, fotografía y vídeo filosófico. Los tres primeros clasificados en cada modalidad recibirán 125, 100 y 75 euros, respectivamente, que podrán gastar en material escolar y libros. El ganador de cada sección, si está cursando segundo de bachillerato, obtendrá su primer año de matrícula gratis en la Universidad de Murcia.

-¿De qué se ocupa la Sociedad?

-De establecer un diálogo entre las personas que han estudiado la carrera con las que no. Realizamos actividades y tratamos cuestiones que interesan a la Universidad, al ámbito de la secundaria y a la investigación. No solo tenemos en cuenta las opiniones de los más de 70 socios que pertenecen a la entidad, también nos paramos a leer los correos que recibimos de los más curiosos.

-¿Cuáles son los próximos eventos organizados?

-El 14 de noviembre habrá una mesa sobre animalismo en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura y Edificación de Cartagena; el 15, un taller de filosofía para jóvenes en el Cuartel de Artillería; el 16, la presentación del ensayo 'Al margen de la naturaleza', escrito por Víctor Mora, y el 17, un encuentro que abordará la filosofía, el feminismo y la política.

-En septiembre puso en marcha el programa 'Maldita Filosofía' en sus clases. ¿Está funcionando?

-Bastante. Los alumnos están aprendiendo que en internet se puede aprender colectivamente, ya que el proyecto consiste en realizar un intercambio de opiniones y argumentos de forma sosegada en las redes sociales. En Facebook, por ejemplo, comparten sus reflexiones y las votan.

-¿Qué opina de la reforma educativa que convirtió la filosofía en una asignatura optativa?

-Que fue una decisión poco acertada para la comunidad educativa en su conjunto. De hecho, la misma persona que decidió implantar esta ley reconoció, más tarde, que se equivocaba. La Sociedad de Filósofos, en colaboración con los docentes de la Región, va a definir una propuesta para reimplantar la filosofía tanto en bachillerato como en el último curso de la ESO.

-¿Qué se pierden los alumnos sin su asignatura?

-La oportunidad de estudiar una disciplina que le da las herramientas necesarias para abordar los problemas de su tiempo, que les ayuda a formar una opinión sólida. Pueden defenderse muy bien en matemáticas o inglés, pero, sin la filosofía, les quitamos un espacio de reflexión que no aporta otra ninguna asignatura. No es un saber obsoleto; está presente en todas las épocas.