El 69% de las familias atendidas por Cáritas en la Región de Murcia tienen menores a cargo

Presentación de la memoria de las actuaciones de Cáritas en la Región durante 2018. /C.
Presentación de la memoria de las actuaciones de Cáritas en la Región durante 2018. / C.

La ONG critica que las políticas públicas «no están sabiendo adaptarse al nuevo contexto social y laboral, abocando a una supervivencia cotidiana centrada en la reducción del gasto en el hogar y la solicitud de ayuda»

LA VERDAD

Los 2.873 voluntarios de Cáritas en la Región de Murcia acogieron y acompañaron a 25.926 personas en situación o riesgo de exclusión social de forma directa, llegando el beneficio de la ayuda y la intervención social a 72.441 personas beneficiarias. Unas cifras similares al anterior año, lo que denota para Cáritas como las «políticas públicas no están sabiendo adaptarse al nuevo contexto social y laboral, abocando a las familias a una supervivencia cotidiana centrada en la reducción del gasto en el hogar y la solicitud de ayuda».

En relación al tipo de hogar atendido por Cáritas, el 49,38% son familias con hijos, el 19,69% corresponden a familias monoparentales, el 23,91% de las personas acompañadas por Cáritas vivían solas y el 7,02% referencia a parejas sin hijos. El alto índice de familias atendidas con menores a cargo, 69,07%, refleja la tendencia de crecimiento en España y en Europa de la Pobreza y la exclusión social en hogares con menores a cargo.

Este impacto de la pobreza en los menores determina sus oportunidades de promoción social El fenómeno de la Transmisión Intergeneracional de la Pobreza evidencia que 8 de cada 10 personas que vivieron graves dificultades económicas en su infancia y adolescencia, las están reviviendo en la actualidad como adultos.

En la Región de Murcia, Cáritas aspira a romper la cadena hereditaria de la pobreza generando espacios y acompañamientos psicosocioeducativos que garanticen una igualdad de oportunidades real de los niños y jóvenes. El área de Educación de Cáritas se centra en las relaciones familiares y sociales, el refuerzo y seguimiento educativo, actividades de tiempo libre saludable, ludotecas infantiles, escuelas y campamentos de verano, y escuelas infantiles de 0 a 3 años.

Cáritas apuesta por la formación con recursos propios en todas las vicarías de la Diócesis y el empleo protegido a través de la empresa de inserción eh! laboras. Las empresas de inserción se revelan como la herramienta de inclusión social y laboral de mayor impacto con su fórmula de contratación, que incluye formación continua y acompañamiento sociolaboral hasta 36 meses para preparar a las personas para su inserción al mercado laboral ordinario con garantías.

La entidad de la Iglesia pide a las administraciones públicas locales y regional un plan de impulso de las Empresas de Inserción, y la aplicación de contratos reservados para las empresas de inserción con el objetivo de fomentar su creación y continuidad. En 2018, la empresa de inserción de Cáritas, eh! laboras, amplió su cartera de servicios y ofrece respuestas profesionales en hostelería, textil, limpieza y reformas para clientes particulares, empresas y administraciones. Con una facturación de 495.445 €, permitió 34 contratos laborales y generó unos beneficios netos de 14.606 euros en 2018.