Fallece Joaquín Esteban Mompeán, mano derecha de Suárez en la Región

Joaquín Esteban Mompeán. / Martínez Bueso
Joaquín Esteban Mompeán. / Martínez Bueso

Antonio Botías
ANTONIO BOTÍASMurcia

Protagonista de excepción de la Transición española, abogado y exgobernador civil de Córdoba, hombre de confianza de Adolfo Suárez en Murcia y reconocido por todos los partidos políticos, Joaquín Esteban Mompeán falleció ayer a la edad de 88 años. Su entierro se celebra esta tarde, a las 17.30 horas, en el Tanatorio de Jesús. Licenciado en Derecho por la Universidad de Murcia, donde recibió el premio extraordinario en su titulación, ingresó como abogado en el Cuerpo Técnico de la Administración del Estado, también con el número uno. Entre los años 1962 y 1977 fue secretario general del Gobierno Civil de Murcia, donde ejerció como gobernador civil accidental en varias ocasiones. Vinculado a UCD, entre 1977 y 1979 fue diputado a Cortes en aquella legislatura constituyente.

La amistad con Suárez no surgió en la política, sino en aquellos veraneos que compartieron en Campoamor. Así que no es de extrañar que el después presidente lo llamara para encabezar la lista de diputados en las primeras elecciones. Además, fue miembro del Consejo Político de UCD y presidente regional. Entretanto, fue nombrado director general de Administración Local en el Ministerio de Interior.

Su nombramiento como gobernador civil de Córdoba lo situó en el epicentro del Golpe de Estado del 23F. Su relación con el entonces alcalde comunista, Julio Anguita, era tan buena que Esteban revelaría años más tarde que «los únicos que sabíamos dónde estaba Anguita éramos su chófer y yo». Además, comandó la transformación de los organismos públicos al nuevo Estatuto de Autonomía andaluz. Su trabajo fue reconocido con el nombramiento en 1983 como Hijo Adoptivo de la Provincia de Córdoba, galardón al que se sumaría otro reconocimiento del ayuntamiento cordobés.

A Murcia regresó en 1982, al concluir su mandato. Sería en su ciudad Pregonero de la Semana Santa de Murcia y del Festival del Cante de las Minas, entre decenas de otras distinciones. Aún se recuerda el impulso que dio a Cáritas Diocesana durante los años que la dirigió y su defensa de las tradiciones murcianas desde la Asociación de Belenistas, que presidió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos