Un estudio de la UMU constata diferencias de estatura entre los vecinos de barrios ricos y pobres

Varias transeúntes pasean junto al Casino de Murcia./N. Garcia / AGM
Varias transeúntes pasean junto al Casino de Murcia. / N. Garcia / AGM

La investigación revela que antes de la Guerra Civil los adinerados eran tres centímetros más altos que los miembros de las familias humildes

EP MURCIA

La desigualdad socioeconómica y los factores ambientales tienen un efecto directo en la talla de las personas: a más pobreza, menos se desarrollan los niños durante su etapa de crecimiento. Esa es la principal conclusión de una serie de estudios liderados por la Universidad de Murcia (UMU), en los que participan 13 investigadores de diez universidades españolas. Han sido publicados en un número especial de la revista 'Nutrición Hospitalaria'.

Según explicaron fuentes de la institución docente, los trabajos están financiados por la Fundación Séneca y el Ministerio de Economía. Las 19 investigaciones realizadas sobre este tema abordan distintas facetas de la desigualdad de la salud nutricional y de sus condicionantes, desde finales del siglo XVIII hasta 2015. Dejan entrever datos históricos, como que antes del inicio de la Guerra Civil los ricos eran tres centímetros más altos que los pobres, unas diferencias que aumentaron durante la contienda y especialmente en la posguerra.

El profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia e investigador principal de este proyecto, José Miguel Martínez Carrión, explica que en las últimas décadas «la convergencia entre regiones ha sido la tendencia, pero si se baja a estudiar poblaciones pequeñas, las desigualdades entre barrios pobres o ricos siguen estando presentes».

Los estudios señalan, además, diferencias entre las zonas rurales y las urbanas. Por ejemplo, en zonas rurales del País Vasco la altura era mayor que en las ciudades por el acceso a la leche; una relación que se daba al contrario en zonas mediterráneas. El nivel de alfabetización o el peso al nacer son otras variables estudiadas y que figuran en estos trabajos que abren caminos de investigación para ahondar en los efectos que la desigualdad social ha tenido y tiene en la estatura. Además, los estudios demuestran que la talla perpetúa el estancamiento del desarrollo de las sociedades, ya que una baja estatura está asociada en muchos puestos de trabajo a una baja productividad.

Temas

Umu, Murcia