Las estafas en internet disparan los fallos por delitos informáticos

Díaz Manzanera, durante la rueda de prensa de ayer. / J. CARRIÓN / AGM
Díaz Manzanera, durante la rueda de prensa de ayer. / J. CARRIÓN / AGM

Crecen los homicidios y lesiones a causa de infracciones en materia de seguridad laboral

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

La importancia que internet ha adquirido en la actualidad, en todos los niveles de la actividad humana, ha generado también un incremento de la actividad delictiva en la red, lo cual tiene su reflejo en la Memoria de la Fiscalía correspondiente a 2017.

Las causas judiciales incoadas por delitos informáticos ascendieron a 176, las cuales dieron lugar a 33 acusaciones, frente a las cinco registradas en 2016, y a 17 sentencias, tres veces más que el ejercicio precedente. La causa de este aumento se debió, sobre todo, a los casos de estafas en internet, según explicó el fiscal superior, José Luis Díaz Manzanera, quien recordó la creación en abril del pasado año de la comisión de la Fiscalía con la Policía Judicial precisamente para combatir los delitos informáticos.

También resulta llamativo el aumento de los delitos relacionados con la siniestralidad laboral, como consecuencia del incremeneto de los homicidios (de 2 a 8) y de las lesiones (de 945 a 1.189), lo que dio lugar a la formulación de 19 acusaciones y 21 sentencias condenatorias en jurisdicción penal.

Díaz Manzanera destacó, además, la relevancia de los delitos relacionados con la seguridad vial, con un total de 2.909 casos, de los que 1.899 fueron por conducir bajo los efectos del alcohol y 943 por carecer del carné de conducir.

El número de positivos por alcoholemia subió un 26,4%, pasando de 2.712 en 2016 a 3.430 un año después. Sin embargo, el fiscal superior lamentó que solo cuatro atestados, de los 1.285 positivos en drogas detectados por la Guardia Civil, se tramitaron por la vía penal. Explicó que la Benemérita no suele remitir estos atestados a la fiscalía o los juzgados porque el Código Penal establece que, para ser delito, el conductor debe presentar «signos externos» de haber consumido sustancias estupefacientes y, a diferencia de lo que ocurre con el consumo de alcohol, en que esos signos están perfectamente delimitados, no lo están con las drogas.

Instrucción a la Guardia Civil

La dificultad, indicó, estriba en acreditar que las drogas consumidas por el conductor le impiden llevar el volante con normalidad, por lo que la mayoría de estos casos acaban en una mera sanción administrativa.

Para evitar esta situación, la Fiscalía elaborará una nueva instrucción para la Guardia Civil y las policías locales, que entrará en vigor en septiembre, con el fin de que los atestados en los que las pruebas de drogas den positivos y en los que se haya producido un accidente, aunque sea leve y sin heridos, o bien una conducción anómala evidente, pasen a manos de la Fiscalía.

Los delitos relacionados con el medio ambiente y el urbanismo generaron el pasado año 152 procedimientos judiciales, con 32 acusaciones y 42 sentencias, de ellas 38 condenatorias, de las que la mayoría (23) fue por cuestiones vinculadas a la ordenación del territorio.

Por lo que respecta a los incendios forestales, se produjeron nueve detenciones, cinco acusaciones y otras cinco condenas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos