El 65% de los enfermeros pasan la nota de corte para aspirar a plaza

Opositores durante la polémica prueba./Edu Botella / AGM
Opositores durante la polémica prueba. / Edu Botella / AGM

Las calificaciones obtenidas en el polémico examen son tan bajas que se podrá acceder a la fase de méritos con cerca de un 2,5

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

El 65% de los opositores que el domingo se presentaron al examen de la oferta pública de empleo (OPE) en Enfermería han pasado la nota de corte, lo que les permitirá optar a plaza. En concreto, 4.915 enfermeros de los más de 7.500 que realizaron la prueba acceden a la fase de concurso de méritos, según los datos facilitados ayer por el Servicio Murciano de Salud. Las notas obtenidas en el examen son tan bajas que se podrá pasar el corte con entre un 2,5 y un 3, y aunque la nota media todavía no se conoce, estará con toda seguridad por debajo del cinco.

Para establecer el corte, se ha calculado primero la nota media del 10% de opositores con mejores resultados. A partir de ahí, aprueban todos los que alcance como mínimo el 50% de dicha calificación. Esta fórmula palía el efecto de unas calificaciones que han quedado por los suelos fruto de la extrema dureza de un examen rodeado de una fuerte polémica. El director gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Asensio López, subraya que aunque la OPE haya sido dura, «se ha hecho en igualdad de condiciones para todos». Quienes cuentan con numerosos méritos y antigüedad podrán ahora destacar muy por encima del resto, de la misma forma que también lo harán los opositores con poca experiencia que hayan sacado buena nota.

El SMS insiste en que el examen se realizó a partir de 250 preguntas elaboradas por los miembros del tribunal de manera independiente, de las que se seleccionaron 125 de manera aleatoria mediante un programa informático.

La fórmula para establecer los aprobados suaviza el efecto de la dureza de la prueba

«Kafkiano e incoherente»

Por su parte, el Sindicato de Profesionales de la Sanidad (SPS), Satse y UGT manifestaron ayer, en un comunicado conjunto, su «más profundo malestar por el examen, en nombre de miles de participantes en el mismo». Las tres organizaciones califican el test de «kafkiano, incoherente, difuso, fuera de lugar y falto de sentido común». Constituye, denuncian, «un atropello y falta de respeto a los profesionales que durante años han servido al sistema público de salud, con altísima profesionalidad, demostrando su buen hacer y sus capacidades asistenciales y docentes».

Se trata de «un duro golpe al colectivo de Enfermería, que es quien asume uno de los mayores déficits de plantillas, mayor carga de trabajo y mayor índice de temporalidad», denuncian los sindicatos. SPS, Satse y UGT advierten de que «este mismo disparate ya se ha producido en el examen de otras categorías» y piden que se tomen medidas para que no vuelva a ocurrir.