Emergencias mantiene el desalojo de familias de El Siscar y Orilla del Azarbe por la amenaza de riada

Imagen que presentaba la presa de Santomera evacuando agua, ayer. / JAVIER CARRIóN / AGM
Imagen que presentaba la presa de Santomera evacuando agua, ayer. / JAVIER CARRIóN / AGM

La CHS intentaba anoche reparar la rotura del canal de desagüe del pantano en La Aparecida, porque que no puede dejar de aliviar el embalse

J. R. PALACIOS / J. A. G.SANTOMERA

La Dirección General de Emergencias mantenía ayer los desalojos de los vecinos de El Siscar y Orilla del Azarbe en Santomera por la amenaza de riada. El Ayuntamiento informó de que «lamentablemente la situación no ha mejorado, tal y como se tenía previsto, por lo que continúa existiendo riesgo para la población». El Consistorio anunció que «no se ha autorizado a los vecinos la vuelta a sus viviendas».

Anoche, al cierre de esta edición la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) confirmó que el canal de desagüe del embalse de Santomera hacia el río Segura había sufrido una rotura a la altura de La Aparecida, pedanía de Orihuela, y que el agua estaba saliendo hacia esta última localidad. La avería obligó a desplazar a la zona por la tarde al ingeniero jefe del organismo de cuenca y a empresas contratistas, que iniciaron de inmediato obras de reparación.

Un portavoz de la CHS explicó que los aportes de agua a la presa continúan y que, de acuerdo al plan de emergencias del pantano, es obligado mantener los desembalses. Por ello, la medida adoptada fue mantener estos últimos y, de forma simultánea, intentar reparar el canal. La CHS añadió que dio aviso a los alcaldes de Orihuela y de Santomera, Emilio Bascuñana e Inmaculada Sánchez respectivamente, así como al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. Además, envió un mensaje de «tranquilidad» a la ciudadanía, porque la situación está «controlada» y se actúa bajo la premisa de la precaución.

En Beniel, las avenidas de Calvo Sotelo, Juan Pablo II y José Pujante seguían anegadas. El Ayuntamiento admite que la situación no mejoró según lo previsto y que hay «riesgo» para la población

La CHS explicó, horas antes, que el embalse había conseguido retener 19 hectómetros cúbicos durante la DANA (depresión aislada en niveles altos). Sin esta infraestructuras, toda esa agua «habría ido directa al río Segura, arriba de Orihuela», apuntó. Desde ayer ya se han desaguado 1,5 hectómetros cúbicos, por lo que se estabilizó el nivel. El agua acaba en el Segura.

Cruz Roja aseguró ayer que mantiene albergues con capacidad para 581 personas en Beniel, Santomera y Los Alcázares. Mientras que el albergue de Beniel disminuyó la ocupación el viernes, pasando de 26 a 16 personas damnificadas, en Santomera aumentó a 196. Todo ello para asegurar el alojamiento de los vecinos desalojados de El Siscar, Orilla del Azarbe y las viviendas aledañas al embalse y del barrio de La Mota. Los equipos de Cruz colaboraron sin cesar.

Beniel vivió en la madrugada del sábado una crecida del río Segura que, por suerte, no alarmó a los vecinos al no registrarse daños significativos. La alcaldesa, María del Carmen Morales, aseguró a 'La Verdad' que «no se ha notado mucho esa crecida. Ha habido algún desbordamiento, pero las inundaciones que estamos sufriendo son por el agua que baja de la Rambla de Tabala». Las avenidas Calvo Sotelo, José Pujante y Juan Pablo II seguían ayer anegadas, además de las zonas de huerta, cuyos vecinos no podían llegar al casco urbano para comprar comida, lo que obligó a realizar una recolectar productos de primera necesidad.

«Tenemos a un gran número de voluntarios preparando lotes de alimentación para llevarlos a las familias más afectadas. La mayoría vive en la huerta», añadió la regidora.