Los economistas prevén la creación de menos empleo, aunque facturarán más las empresas

Presentación del barómetro del Colegio Oficial de Economistas de la Región de Murcia./Colegio Oficial de Economistas de la RegiónGráfico
Presentación del barómetro del Colegio Oficial de Economistas de la Región de Murcia. / Colegio Oficial de Economistas de la Región

Las expectativas del nuevo barómetro colegial para el primer semestre del año revelan un deterioro de la confianza pese al saldo positivo general en la Región

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Las perspectivas y la confianza se deterioran entre los economistas murcianos en un contexto general complejo e incierto. Los persistentes elementos de incertidumbre condicionan las opiniones menos optimistas de cara a este primer semestre del año. Aún así, la economía regional mantiene su valoración y expectativas estables, aunque se constata entre los encuestados en el último barómetro del Colegio de Economistas de la Región -elaborado en diciembre- una enorme diferencia entre quienes apuntan a una evolución favorable de la facturación de la empresas (31,8%) y quienes opinan lo mismo en cuanto a la creación de empleo (13,1%). En concreto, más del doble.

La variable sobre la tendencia del mercado es la que evidencia una peor confianza sobre las expectativas. Y es que en el caso del empleo, el saldo final fruto del índice obtenido, que oscila entre -100 (todos los pesimistas) y +100 (todos los optimistas), se sitúa en -1,7 puntos, como consecuencia del 13,1% de valoraciones favorables y 14,9% de opiniones desfavorables.

Retrocede la inversión

Precisamente, la confianza de los economista de la Región se reduce significativamente desde junio, reflejando ese contraste entre los mejores saldos de situación y expectativas que se obtienen en cuanto a las previsiones de facturación empresarial, frente a los peores registros que se corresponden en los apartados de empleo e inversión. Esta última con un saldo de solo +1,2.

Las respuestas son más negativas con respecto a la economía doméstica de las familias que en relación al tejido empresarial

Una tendencia que se extrae del barómetro nº 25, que recoge las opiniones de más de 200 encuestados. El documento fue presentado ayer por el decano del Colegio de Economistas, Ramón Madrid, acompañado por el director del Servicio de Estudios Económicos, Patricio Rosas, y el director de la encuesta, José Carlos Sánchez de Vega. También estuvo presente en el acto el director regional de Banco Sabadell, Carmelo Vera, entidad patrocinadora.

Sobre las diferencias de apreciación para esta primera mitad del año entre la facturación y el empleo, Rosas reconoció que las expectativas entre ambos factores sí difieren y los propios organismos oficiales, como el INE, «apuntan a una desaceleración del empleo».

A partir del hecho de que la valoración, en términos generales, es menos favorable a la obtenida en el anterior barómetro, el porcentaje de colegiados que consideran que su situación económica personal ha mejorado (21,8%) se reduce 9,2 puntos respecto al primer semestre de 2018, mientras el de los que declaran haber empeorado aumenta (+4,5 puntos). Además, mayoritariamente se considera que la situación económica regional no ha variado respecto al año anterior; incluso, el porcentaje que representa esta opción duplica el obtenido por la respuesta «mejor que un año antes», que cae casi 14 puntos.

A pesar de ello, la valoración neta sigue siendo positiva. De ahí que la puntuación de la economía regional prácticamente no varía respecto a junio, manteniéndose en el aprobado (5,36). Nuevas tecnologías de la información y comunicaciones es el sector que presenta mejores expectativas a corto plazo (3,67), seguido de construcción (3,46) y por detrás turismo, ocio y hostelería (3,42). En el extremo opuesto, el sector del comercio minorista (2,65) y otra industria (2,97) ocupan las últimas posiciones.

Sobre una puntuación máxima de 5, la situación económico-financiera actual de las empresas es valorada por los colegiados con 3,17 y con 2,90 la de familias. En este sentido, de nuevo la situación de las economías domésticas se sitúa por debajo de la de las empresas, aunque converge lentamente.

Rosas reconoció que en el «deterioro manifiesto y generalizado» con respecto a encuestas anteriores influye también el contexto del 'Brexit' y el auge del neoproteccionismo.

Más

 

Fotos

Vídeos