Las franquiciadoras murcianas tienen ya más de 600 locales repartidos por todo el mundo

Participantes de la segunda edición de FranquiShop celebrada el pasado jueves en Murcia./
Participantes de la segunda edición de FranquiShop celebrada el pasado jueves en Murcia.

Dan trabajo a 1.663 personas y sumaron el año pasado 113 millones de euros en ingresos, un 32% más que en el ejercicio anterior

JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

Muchos emprendedores buscan dar el primer paso de la mano de una firma experimentada. Ante esa necesidad están naciendo franquiciadoras en la Región. Antes de la crisis solo había cinco. En 2011 pasaron a ser diez. Ahora suman veintiséis enseñas, cuyos ingresos ascendieron a 113.132.000 euros el año pasado mediante esta vía de negocio, según los datos de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), lo que supone un incremento del 32% respecto al ejercicio anterior. En el conjunto de España el crecimiento fue, en cambio, de solo el 1,9%

Las firmas murcianas sumaban a primeros de este año un total de 632 establecimientos, repartidos en la Región, en el resto de España y en decenas de países. Son 117 más que los que agrupaban en 2015. En ellos trabaja un total de 1.663 personas.

Varias franquiciadoras murcianas ya están arraigadas entre los consumidores de otros países, como Smöoy y Llaollao (yogures helados) o Fini (golosinas). Otras se están expandiendo en España como One Telecom (servicios de telefonía), Redyser (paquetería), Mangas (sastrerías), Q-Queens (moda femenina), Dörett (moda infantil), Smartphoneland (teléfonos), Mooby (dispositivos móviles), Tecnyshop (accesorios informáticos), La Colegiala (panaderías), El Barril del Tapeo (hostelería), Fragances of the World (perfumerías), Lidercasa (sector inmobiliario), Café Martínez (cafeterías), Brújula (alquiler de scooters) o Color Q (cosmética), entre otras.

Por otro lado, otras cuarenta empresas murcianas que aún no cuentan con franquiciados ofrecen su imagen corporativa como bandera para emprendedores, según consta en el registro de la Dirección General de Comercio Interior.

Franquiciar un negocio significa vender una idea que funciona y a un precio asequible. El perfil más frecuente del asociado es el parado que busca emprender con sus ahorros, con su indemnización por despido, con la capitalización del seguro de desempleo o, si hay suerte, con un préstamo bancario. Supone la mitad de los casos, según la consultora Tormo Franquicias Consulting. En uno de cada cuatro casos, son exdirectivos que desean reconvertirse en empresarios. El resto son inversores que buscan diversificar actividades.

Creación de empleo

Xavier Vallhonrat, presidente de AEF, subraya que las franquicias generan pymes y, por tanto, «fomentan el desarrollo económico». Cada emprendedor que recurre a una enseña da trabajo a un promedio de cinco personas. Vallhonrat resalta que las cifras de los últimos años han sido buenas, salvo en el periodo 2009-2010, cuando bajó la facturación, «pero la creación de empleo se ha mantenido siempre, no ha dejado de hacerlo ni en los peores tiempos».

La AEF asegura que pueden ponerse en marcha pequeños negocios en locales de entre 50 y 100 m2 con menos de 30.000 euros. El extremo a la baja serían servicios que se prestan por internet, donde la inversión mínima puede rondar los 3.000 euros.

Enseñas con pedigrí

Si se busca amparo en una marca veterana, la cosa cambia. Tormo Franquicias Consulting indica que la inversión media de apertura de un establecimiento bajo una franquicia consolidada se sitúa en 57.000 euros en el sector servicios: transporte, limpieza, estética, ocio, tintorerías, talleres de coches, informática, etcétera. La facturación media es de 171.000 euros al año.

Si se trata de venta al detalle (moda, óptica, pastelería, juguetes, supermercados, cosmética, parafarmacia, informática, regalos, etc.), el desembolso medio asciende a 140.000 euros y la facturación se sitúa en un promedio de 400.000 euros.

En hostelería, el coste inicial medio se eleva a 247.000 euros y los ingresos anuales, a 543.000 euros.

Los cánones de entrada (el peaje para obtener una franquicia) se han contenido, según Barbadillo y Asociados. El 61% de las redes franquiciadoras piden menos de 12.000 euros; un 17%, entre 12.000 y 18.000 euros, y un 12%, más de 18.000 euros. La consultora destaca que se extiende el criterio de que el canon no debe ser barrera para asociados potenciales. Además, aumenta el porcentaje de enseñas que no cobran royalties ni canon de publicidad. Prefieren obtener sus ingresos a través del margen comercial que obtienen como proveedoras. Alrededor de un 30% de las enseñas emplean ya este sistema.

En España funcionan 1.298 redes de franquicias, cuyos 70.541 establecimientos facturaron el año pasado 26.991 millones (+1,9%), según AEF. Si bien Murcia exhibe una cifra modesta con sus 26 franquiciadoras (Madrid tiene 325; Cataluña, 311; Comunidad Valenciana, 166, y Andalucía, 147), cuenta con más que Castilla-La Mancha, Extremadura, Canarias, Baleares, Navarra, Asturias, La Rioja y Cantabria. Hay franquicias españolas en 137 países, se trata de 302 enseñas (4 de ellas murcianas) y 20.891 locales en mercados exteriores.

Encuentro en Murcia

La segunda edición de FranquiShop se celebró el pasado jueves en el hotel Nelva y contó con la participación de sesenta cadenas pertenecientes a quince sectores. De las enseñas participantes, la mitad requerían una inversión inferior a 30.000 euros y el 75%, menos de 70.000 euros.

La particularidad del evento fue el contacto directo entre franquiciadores y emprendedores, con encuentros de 30 minutos. Los aspirantes, a su vez, pudieron acceder a fichas informativas de todas las marcas para decidir cuáles les interesaba. Una vez seleccionadas, sus perfiles se enviaron a tales entidades para llevar un seguimiento de los candidatos.

 

Fotos

Vídeos