La venta de verduras congeladas al extranjero se dispara casi un 20%

Una clienta observa una bolsa de guisantes congelados en un supermercado alemán./
Una clienta observa una bolsa de guisantes congelados en un supermercado alemán.

Uno de cada cuatro kilos que exporta España sale de cámaras frigoríficas de la Región

JUAN CARLOS HERNÁNDEZMURCIA

La comercialización de verduras congeladas en el extranjero es la que más crece del sector hortofrutícola regional. El año pasado generó ingresos por valor de 116.479.720 euros, un 19,24% más que en 2014. Durante los cinco años precedentes la facturación anual se mantenía en torno a los 95 millones. La expansión de la demanda exterior -sobre todo, la británica y la germana- ha generado una carrera de proyectos de ampliación tanto en la industria regional del frío como en el sector logístico.

toneladas de verduras congeladas fueron comercializadas por empresas murcianas en el extranjero durante el año pasado, casi el 80% de la producción regional.

millones de euros fueron facturados con la exportación de estos productos en el ejercicio 2015, lo que supone un 19,4% más.

Murcia produjo el año pasado un total de 138.690 toneladas de congelados vegetales. De este volumen, 109.895 toneladas fueron exportadas, un 14,3% más respecto al ejercicio anterior, de acuerdo con los datos del Instituto de Comercio Exterior (Icex). En solo cinco años, el volumen comercializado ha aumentado un 40%. El impulso prosigue este año. Así, en enero se enviaron 11.807 toneladas, un 18,2% más que en el mismo mes de 2015.

Este crecimiento ha obligado a las compañías de transporte a efectuar grandes inversiones en naves frigoríficas para manejar tales volúmenes. El 98% de la exportación de estos productos se realiza por carretera, lo que supone cargar unos 5.600 camiones pesados al año.

Los mayores consumidores de verduras congeladas de la Región son los británicos (36,3 millones de euros el año pasado, un 35% más), alemanes (25,5 millones de euros, un 20% más) y franceses (18,1 millones, un 3,4% más), seguidos por holandeses, suecos, italianos y finlandeses (entre cinco y seis millones de euros en cada caso). La verdura que más se exporta es el brócoli, seguida de pimientos, guisantes, espinacas, calabacines y cebollas.

De momento, los envíos fuera del continente europeo son esporádicos (Estados Unidos e Israel), si bien el Icex destaca el alto potencial que tienen los mercados del norte de África y de Oriente Medio a la hora de incrementar las ventas.

El menor coste de estos productos respecto a las hortalizas frescas tiene una sencilla explicación: los vegetales que sirven de materia prima se compran en los momentos de mayor oferta o abundancia, cuando su valor es tan bajo como para compensar el gasto en el proceso de ultracongelación. De ese modo, se ejerce cierto control sobre los excedentes de una campaña de recolección.

Un negocio de 600 millones

La Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (Asevec) resalta que este subsector facturó en el conjunto del país 600 millones de euros en 2015, un 10 % más, y produjo 670.000 toneladas (un 11% más), lo que convierte a esta industria en la segunda más importante del continente, después de la belga. «En los próximos cinco o seis años seremos los primeros de Europa», asegura el presidente de Asevec, José Félix Liberal.

Asevec está compuesta por 11 empresas, con 20 fábricas, y concentra el 90 % de la producción española: 634.000 toneladas de vegetales ultracongelados en unas 40.000 hectáreas cultivadas. Navarra (28,3% de la producción nacional), Murcia (20,7 %) y Andalucía (12,3 %) son las principales regiones donde se cultivan estas verduras destinadas a la industria.

El sector empresarial se encuentra en manos de unos pocos y grandes grupos que basan sus estrategias de futuro en la internacionalización, ya que el mercado interior es incapaz de absorber los volúmenes de producción alcanzados. Según la consultora Kantar Worldpanel, solo un 32% de los consumidores españoles toman verdura congelada semanalmente, ante un 90% que lo hacen con sus variedades frescas. En total, se exportaron desde España 407.482 toneladas (un 13,5% más), según el Icex. Murcia es la segunda comunidad que más vende fuera del país: uno de cada cuatro kilos que España coloca en supermercados extranjeros salen de las cámaras frigoríficas de la Región. Solo la supera Navarra, con 209.362 toneladas exportadas y 166 millones de euros facturados.

Dentro de la Región destaca Fruveco, que acometerá en el polígono industrial de Alhama una inversión superior a los 80 millones de euros, que incluye la mayor cámara frigorífica de Europa, con capacidad de 200.000 palés. Hace un año compró en dicho polígono una superficie de 130.000 metros cuadrados, que acogerá a las nuevas instalaciones. El objetivo es doblar la actual capacidad frigorífica, ya que no es suficiente para acometer su expansión internacional.

Otras empresas importantes son Congelados Elite, Ultracongelados Azarbe (perteneciente al Grupo Virto, interproveedor de Mercadona) y Congelados Pedáneo.

Incentivar el consumo

El principal reto de la patronal Asevec es seguir trabajando en la imagen de calidad de las verduras congeladas, ya que apenas un 49% de las amas de casa creen que éstas son tan buenas como las frescas. La citada asociación destaca que, en la mayoría de las ocasiones, los productos congelados contienen más vitaminas y minerales que las hortalizas frescas, al ser procesadas justo en el momento de la recolección, siendo éste el momento de mayor valor nutritivo.

La asociación recuerda que las hortalizas casi nunca son consumidas al instante, excepto por aquellos que disponen de su propio huerto: «Lo más parecido a este consumo instantáneo son las verduras sometidas a ultracongelación».

Sobre el perfil del consumidor de estos productos, la consultora Kantar Worldpanel identifica un cambio de tendencia entre los hogares jóvenes. Son prácticamente los únicos que incrementan el consumo de verduras congeladas. Por el contrario, las familias con hijos son quienes más han contraído las compras.

 

Fotos

Vídeos