La riqueza financiera de las familias mejora un 0,9% en el último año

Una familia comiendo en un restaurante. /
Una familia comiendo en un restaurante.

La diferencia entre los ahorros y la deuda de los hogares se situó en los 1.218 millones de euros hasta septiembre

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Las cuentas familiares continúan en su evolución positiva después de varios años de crisis económica en los que la riqueza de los hogares disminuía. Hasta el pasado mes de septiembre, las cuentas financieras de los españoles mejoraron un 0,9% con respecto al mismo periodo del año anterior. El balance neto entre los ahorros y las deudas de cada unidad familiar asciende ya a 1,218 billones de euros frente a los 1.206 millones del ejercicio previo, según los datos publicados por el Banco de España.

Se trata del cuarto año consecutivo en el que mejora esta riqueza financiera, después de que entre 2008 y 2010 se contrajera continuamente. Ahora, los hogares disponen de mayor patrimonio financiero no tanto porque hayan mejorado los registros de sus activos -depósitos, fondos de inversión, acciones, etc.-, sino más bien por la reducción de la deuda que están acometiendo desde el año 2012. En concreto, hasta el tercer trimestre de 2015, el capital pendiente de amortizar a través de diferentes tipos de créditos, préstamos o hipotecas disminuyó un 3,2%, hasta los 786.126 millones, con respecto al mismo periodo de 2014. Los españoles han recortado, en mayor medida, la deuda que tenían contraída a largo plazo -habitualmente, préstamos inmobiliarios-, a un ritmo del 3,8%. La favorable evolución de los tipos de interés, que se encuentran cercanos al 0%, ha posibilitado en buena medida este registro. En 2008, cuando comenzó la crisis, las familias tenían contraída una deuda máxima histórica de 871.000 millones de euros.

En el caso del patrimonio que han ahorrado los hogares hasta el pasado mes de septiembre, su importe ascendía a 2,004 billones de euros, un 0,7% menos que los 2,019 billones del mismo periodo de 2014. Esta caída, menor en cualquier caso que la reducción de la deuda acumulada por cada hogar, se explica en buena medida por el frágil comportamiento de las acciones que los inversores tienen en sus carteras, así como por los fondos de inversión y la evolución del dinero destinado a los depósitos, cuya rentabilidad también se encuentra en mínimos. De hecho, desde principios de 2015, el patrimonio financiero acumulado por las familias se ha ido desinflando por el comportamiento del mercado bursátil y el del bancario.

Pasivos

En depósitos y cuentas bancarias las familias españolas tenían 847.568 millones de euros al finalizar septiembre, un 0,63% menos que un año antes y un 1,84% menos que en junio, en tanto que en acciones bursátiles y participaciones en fondos de inversión la suma alcanzaba 758.965 millones de euros, inferior a los 761.965 millones de un año antes y a los 780.502 de junio.

Además, las familias tenían otros 326.600 millones de euros invertidos en seguros y fondos de pensiones, cantidad que también había caído respecto a los 327.382 millones correspondientes al trimestre anterior, pero que había subido en comparación con los 324.652 millones de un año atrás.

En cuanto a los pasivos, que son básicamente las deudas que acumulan los hogares con las entidades financieras, en los nueve primeros meses se redujeron a 786.126 millones de euros, frente a los 812.941 millones que debían un año antes. En comparación con el cierre de junio, las deudas también bajaron, ya que entonces eran de 798.899 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos