Las ITV echan para atrás más de 1.500 coches cada mes por sus emisiones contaminantes

Tráfico en las calles de Murcia. /Israel Sánchez/ AGM
Tráfico en las calles de Murcia. / Israel Sánchez/ AGM

La cifra de vehículos que son rechazados en las estaciones aumenta hasta un 48% desde que el Gobierno endureció el control de gases nocivos

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

El endurecimiento de la vigilancia sobre los gases nocivos de los automóviles, que el Gobierno estatal puso en marcha tras el escándalo de los motores trucados de Volkswagen, ya se deja sentir con fuerza en las estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV) de la Región. De acuerdo a los datos facilitados desde la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa, más de 1.500 vehículos son rechazados cada mes en la comunidad por no mantener a raya sus emisiones contaminantes.

La nueva norma, que vino a aplicar en España las exigencias marcadas por Bruselas, llevó a que 19.173 coches -de los 643.090 que fueron sometidos a un control de su tubo de escape- fueran rechazados el pasado año en la Región por no ceñirse a los límites de emisión de gases nocivos. La cifra supone que se enfrentaron al no 6.221 vehículos más que solo un año antes, un 48% más.

Un 26% de los automóviles presentan defectos graves en el alumbrado

El escándalo de Volkswagen

Este paso adelante por una conducción sostenible se produjo en julio del año 2016, después de que el escándalo de los motores diesel de Volkswagen pusiese el foco directamente en el sector del automóvil. El cambio implicó nuevos criterios de medición de gases para los vehículos diésel, en general, y los Euro 6, en particular, más estrictos que los que regían hasta ese momento. Desde su arranque, según explicó el presidente de la asociación Aeca-ITV, Luis Gutiérrez, el cambio normativo se tradujo en un mayor número de rechazos a coches en las inspecciones de ITV por incumplir los requisitos medioambientales.

Repunta hasta un 380% el número de vehículos que son importados desde otros países europeos

Si a comienzos de 2016 el porcentaje de automóviles que echaban para atrás por sus emisiones rondaba el 1,3%, a partir de julio, cuando el cambio echó a andar, esta cifra fue en claro aumento. De acuerdo a los datos facilitados por la Administración regional, en 2016 el porcentaje de rechazos fue del 1,8%, mientras que el pasado año este aumentó hasta el 2,9% del total.

Norma en constante cambio

Las estaciones de ITV desplegadas en la Región realizaron, a lo largo el pasado año, 684.261 primeras inspecciones -a ellas habría que sumar otras 140.084 segundas inspecciones-. En este sentido, de acuerdo a los datos facilitados por la Consejería, resulta llamativo el repunte -de hasta un 380%- del número de vehículos usados procedentes de la Unión Europea o importados. Estos pasaron de ser 1.771 en el año 2016 a más de 6.800 el pasado año.

El índice de rechazo de los automóviles, por un deficiente control de sus emisiones contaminantes u otras cuestiones, llegó al 19,22%, según los datos facilitados por la Consejería. Este porcentaje también se ha incrementado en los últimos años -en 2016 fue del 18,3%-. Entre los defectos graves detectados en los automóviles controlados, los problemas de alumbrado son unos de los más persistentes, en un 26% de los casos. Los defectos en ejes, ruedas y suspensión, presentes en un 24,1% de los automóviles, también están a la orden del día.

La normativa que regula la emisión de gases se ha ido endureciendo en los últimos tiempos, experimentando continuos cambios. Los vehículos diésel matriculados antes del 1 julio de 2008 no pueden arrojar en la ITV valores por encima de 2,5 y los turbo diésel de 3, mientras que los matriculados desde el 1 de julio de 2008 en adelante, sean diésel normal o turbo diésel, no pueden llegar a 1,5 metros menos uno (m-1) de opacidad en la emisión. El siguiente paso fue rebajar a 0,7 los niveles de emisión para los vehículos catalogados como Euro 6, ya sean turismos, todoterrenos, furgonetas y camiones.

La modificación de las reglas no acabó aquí y, a partir de mayo 2017, cualquier vehículo de cuatro ruedas que no llevase una pegatina o placa indicando sus niveles de emisión contabiliza durante la inspección como un defecto leve y podría conllevar suspender la inspección si se acumulan. En mayo llegará otro giro de tuerca más a la normativa, ya que se elevará de defecto leve a grave el no contar con el citado distintivo de emisiones y directamente el vehículo no pasará la ITV.

Marín: «A partir de mayo los protocolos serán más exigentes»

La directora general de Energía y Actividad Industrial y Minera, Esther Marín, hace hincapié en que «la Región cuenta con un parque móvil con antigüedad, por lo que es fundamental pasar la ITV para garantizar la seguridad vial y la menor contaminación». Efectivamente, de acuerdo a los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), seis de cada diez vehículos que circulan por la Región tienen más de once años. Marín advierte, además, de que «los protocolos de las inspecciones cambiarán en mayo y serán más exigentes». «El objetivo del Gobierno regional es que haya más empleo, renta, y que se puedan ir modernizando las flotas de vehículos, ya que el transporte representa el 40% de las emisiones totales», subraya la directora general.