Detienen a la novia del supuesto capo mafioso acribillado a tiros en Águilas

La víctima, Giuseppe Nirta, junto a la sospechosa, Cristina E., su compañera sentimental. / lv
La víctima, Giuseppe Nirta, junto a la sospechosa, Cristina E., su compañera sentimental. / lv

La rumana Cristina E., que mantenía una relación con la víctima, ingresa en prisión como presunta cooperadora necesaria en el crimen

ALICIA NEGRE y RICARDO FERNÁNDEZ

La investigación que la Guardia Civil desplegó a raíz del asesinato a tiros del italiano Giuseppe Nirta, un presunto miembro de la 'Ndrangheta', en junio del pasado año en Águilas ha dado un giro de 180 grados y parece tomar un rumbo muy diferente. Según confirmaron fuentes del cuerpo, la novia de la víctima ha sido detenida en los últimos días por su presunta vinculación con el crimen. La rumana Cristina E., considerada cooperadora necesaria en el asesinato, declaró este miércoles ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Lorca, que ordenó su ingreso en prisión.

Esta mujer, vecina de Águilas, acompañaba a Nirta la noche en que fue acribillado a tiros en su casa de campo del paraje aguileño de El Charcón. El italiano se marchó precisamente del chalé aquella noche para ir a recoger a su pareja al trabajo, antes de regresar de nuevo al domicilio. Un testigo alertó poco después a Emergencias al observar a varios encapuchados cosiendo a tiros al italiano. Una brutal escena de la que la novia era el testigo más directo.

«Oía disparos mientras huía»

«Giuseppe paró el coche. En cuanto él salió del vehículo, apareció un hombre con la cara tapada y empezó a dispararle», explicaba Cristina en declaraciones a 'La Verdad'. «Me fui huyendo de allí sin pensar. Mientras corría, seguía escuchando disparos y más disparos. Unos siete u ocho tiros... No sé cómo me pude escapar». La sorprendente suerte de la rumana para huir de esa presunta encerrona por parte de unos encapuchados sorprendió, ya de inicio, a los investigadores de la Guardia Civil, tal y como ella misma confesaba. «Me dijeron que había nacido con más suerte de lo normal porque seguía viva», recalcó la mujer, que ya en aquellos días fue interrogada en varias ocasiones por los agentes del Instituto Armado.

Las pesquisas de la Benemérita siguieron su rumbo y, el pasado mes de mayo, los investigadores detuvieron a un traficante de drogas italiano, Giuliano B., de 60 años, por su presunta relación con el crimen. El sospechoso ingresó en prisión, después de que se emitiese una orden de búsqueda y captura contra él, pero el caso no se cerró.

Esta misma semana, según ha podido saber 'La Verdad', la Guardia Civil realizó registros en varios puntos del país, entre ellos Asturias, y detuvo a la novia de la víctima. La operación, declarada bajo secreto de sumaria, aún sigue abierta, por lo que no se descartan más detenciones en los próximos días.

La fiscal pide la libertad bajo fianza para el hasta ahora principal sospechoso

El nuevo rumbo que parece estar tomando la investigación de la Guardia Civil sobre este crimen podría permitir que el hasta ahora principal sospechoso, Giuliano B. -preso desde el pasado mes de mayo-, recupere la libertad. Según informaron fuentes cercanas al caso, la fiscal solicitó hace unos días al juez instructor que ordenase la libertad bajo fianza de 100.000 euros de este italiano de 60 años, que está siendo defendido por el abogado Manuel Maza. Ahora debe ser el juzgado de instrucción de Lorca que dirige la investigación del crimen el que decida sobre la petición del Ministerio Público. Una solicitud que deja entrever un giro en las pesquisas de la Guardia Civil.

 

Fotos

Vídeos