Detienen en Santomera a una mujer que trató de matar a su pareja y sus hijos

El cuchillo de la detenida y restos de sangre del agente herido./L.V.
El cuchillo de la detenida y restos de sangre del agente herido. / L.V.

Un policía local de Santomera sufrió un corte grave en la mano tratando de evitar una puñalada en el estómago

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Cuando abrieron la puerta del piso se encontraron en el pasillo a una mujer, provista de un cuchillo de 15 centímetros de hoja, totalmente fuera de sí, que trataba de acuchillar a su pareja. La intervención de la Policía Local de Santomera permitió salvar la vida de este hombre, así como de un bebé de apenas mes y medio y de una niña de cuatro años. Hasta tres agentes tuvieron que intervenir para reducir a la madre de los pequeños, de 29 años.

Dos patrullas se desplazaron a la avenida Juan Carlos I en la madrugada del pasado sábado, tras recibir una llamada en la que un hombre alertaba de que «mi mujer tiene un cuchillo y está mal». Al llegar al edificio, los agentes recibieron otra llamada: «¡Auxilio, que me matan!».

La víctima colgó sin indicarles en qué planta se encontraba su piso, pero los policías lograron que un vecino les abriese el portal y comenzaron a peinar el edificio, planta por planta, hasta que se percataron de que en la segunda acaban de abrir la puerta de un domicilio. Al entrar se encontraron al dueño con la camiseta rasgada hasta el pecho y agarrando por las muñecas a su pareja para evitar que esta le apuñalase.

Los agentes le pidieron a la mujer que tirase el cuchillo, lo que permitió que su esposo escapara. Fue entonces cuando la mujer se abalanzó contra un policía local tratando de apuñalarle en el estómago. El agente evitó la agresión cogiendo el arma blanca por la hoja y sufrió un corte grave en su mano derecha. Dos compañeros sujetaron a la mujer y tras golpear sus manos contra el suelo, por fin lograron que tirase el cuchillo, aunque antes llegó a lesionar a otro de los intervinientes.

El policía casi pierde un dedo para evitar la puñalada.
El policía casi pierde un dedo para evitar la puñalada. / LV

Finalmente pidieron apoyo a la Guardia Civil e inspeccionaron el inmueble, localizando un bebé, tendido en el suelo del salón, y a una niña, muy asustada en una habitación.

Orden de alejamiento

El compañero de la mujer, según fuentes de la investigación, explicó a los agentes que la discusión se inició por motivos económicos cuando él le daba un biberón a su hijo recién nacido. «Ella se dirigió a la cocina y volvió al salón, diciéndome: '¡Te voy a matar y si hace falta matar al chiquillo, también lo hago!'». Fue entonces cuando este hombre pidió auxilio a la Policía Local, mientras empleaba un bolso para proteger al bebé de las amenazas de su progenitora. «He ido acercándome lentamente a ella, hasta que pude sujetarle la mano del cuchillo y a la vez dejé el bebé en el suelo».

La intervención de los agentes fue crucial para auxiliar a los niños y a este hombre, que estaba en 'shock' tras haber recibido numerosos golpes en la cabeza y cortes en los dedos. La mujer fue detenida por supuestos delitos de tentativa de homicidio en el ámbito familiar, atentado contra agente de la autoridad y tentativa de homicidio contra el policía local al que causó un corte en la mano, por el que tuvo que ser trasladado a urgencias. La víctima explicó que la joven se encontraba en tratamiento psiquiátrico y fue trasladada al Hospital Reina Sofía, antes de pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Murcia. Fuentes judiciales han confirmado que se ha pedido un informe de inimputabilidad sobre la mujer y que esta ha quedado en libertad, aunque con cargos por maltrato y atentado contra agente de autoridad con resultado de lesiones. También debe cumplir una orden de alejamiento de sus hijos y su pareja.

 

Fotos

Vídeos