Detectan de forma precoz 41 patógenos que amenazaban ganados y cultivos

Miguel Ángel del Amor (i), en la visita a las instalaciones. / carm
Miguel Ángel del Amor (i), en la visita a las instalaciones. / carm

El Laboratorio Agroalimentario y de Sanidad Animal realizó más de 630.000 análisis de las materias primas de la Región el año pasado

LA VERDAD MURCIA

El Laboratorio Agroalimentario y de Sanidad Animal (Laysa) analizó el año pasado más de 360.000 muestras y realizó más de 630.000 pruebas para controlar el estado sanitario de la ganadería, de cultivos vegetales, así como la calidad higiénica de la leche, el uso de plaguicidas en la agricultura o la presencia de residuos en la alimentación animal, entre otros. El consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, Miguel Ángel del Amor, visitó ayer las instalaciones de este laboratorio en la pedanía murciana de El Palmar. Allí destacó que, «desde aquí, se analizaron más de 33.000 muestras de productos vegetales con el fin de detectar patógenos de manera precoz el pasado año o, lo que es lo mismo, detectar nuevas plagas o enfermedades que no existen en nuestra Región y, así, impedir su entrada». Del total de ejemplares, cerca del 63% corresponde a hortícolas, un 15% a cítricos y un 10% a frutales.

El Laboratorio Agroalimentario y de Sanidad Animal es el servicio técnico de apoyo de los distintos órganos directivos de la Consejería encargado realizar los análisis que se derivan de los programas de control oficial en materia de producción animal y vegetal. Tal y como apuntó el consejero, este servicio técnico trabaja con muestras que, en su gran mayoría, están enmarcadas en los planes de control y vigilancia de patógenos llevados a cabo por la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca con directrices de la Unión Europea», puntualizó Del Amor. A su vez, explicó que «los técnicos que trabajan aquí han conseguido detectar hasta 41 patógenos diferentes de manera precoz para evitar que los agricultores sufran pérdidas económicas».

El laboratorio realiza análisis de más de 350 materias activas procedentes de fitosanitarios para mejorar las garantías sanitarias de los productos de origen vegetal, sobre todo en los cítricos, para «defender la igualdad de los cultivos autóctonos frente a países terceros», apuntó Del Amor.

El trabajo de los técnicos consiste también en impedir la entrada de nuevas enfermedades

Una «frontera eficaz»

Dentro de este proyecto prevalece el análisis de material vegetal procedente de viveros y plantaciones para detectar posibles enfermedades del cultivo, como 'Xylella', y el análisis de productos cítricos de países terceros que pudieran propagar enfermedades como es el caso de la mancha negra o 'Greening' (HLB). En definitiva, «realizan una frontera eficaz para evitar la entrada de enfermedades y organismos que pueden afectar a los productos de la Región», destacó el consejero durante su visita a las instalaciones.