«La detección precoz del alzhéimer con un análisis de sangre podría aplicarse en unos 5 años»